«Historia de una ballena blanca» en la isla Mocha

“Llamadme Ismael” es una de las citas más célebres de la literatura anglosajona. Moby-Dick no empezó con muy buen pie en el mercado del libro pero al final, con obstinación, terminó por convertirse en uno de esos muchos clásicos que incluso se enseña a los pequeños en series de dibujos animados. La historia del marinero que se obsesionó con capturar a esa gigantesca ballena blanca. Luis Sepúlveda lo cuenta con un poco más de sensibilidad.

En Historia de una ballena blanca, un niño coge una concha en el mar. Una concha que además de susurrarle la marea, también le cuenta una historia. La historia de una ballena blanca que veló por el pueblo mapuche hasta su muerte a manos de los balleneros. Es un cuento que se lee de una sola sentada, muy bonito y que te deja con un mal cuerpo increíble. 

portada_historia-de-una-ballena-blanca_luis-sepulveda_201902261305

Una de las historias tan fascinantes que se encuentran en la línea entre la ficción y la realidad, semejante a la del monstruo del lago Ness es la del cachalote blanco que en el siglo XIX decían que merodeaba por la isla Mocha, en Chile. Necesitaron más de cuarenta años y varios barcos para acabar con la bautizada Mocha Dick. Sepúlveda, de forma intuitiva, une la historia con la leyenda mapuche de Trempulcahue en la que se cuenta que cuatro ballenas llevaban las almas de los muertos a la isla Mocha. Leer más »

«El último deseo» de la fantasía del siglo XXI cumplido

Andrzej Sapkowski es, para mí, el autor referencial cuando pienso en un tipo de novela que no busca ser pesada, demasiado trascendental o aspirar a ser el premio Nobel. La saga de Geralt de Rivia es la saga referencial cuando pienso que quiero leer algo por puro ocio, para entretenerme, pasar un buen rato, desconectar. Porque en este caso, el adjetivo entretenido no es ningún eufemismo de nada, sino una gran verdad: así es como son los libros de calidad.

El último deseo es la primera entrega de las historias del brujo. Una toma de contacto con el mundo de fantasía basado en la mitología polaca y una presentación de quién es Geralt de Rivia, más que importante para entender sus acciones en novelas venideras. Algo de tan gran calibre como la historia de la guerra con Nilfgaard, el nacimiento de Ciri, los conflictos entre scoia’tael y humanos y la aparición de la Cacería Salvaje necesita unos preliminares gentiles que sumerjan al lector poco a poco en el despiadado mundo medieval de Sapkowski para no fusilar con información durante las primeras cincuenta páginas y saturar nuestros cerebros.

Leer más »

La complejidad de «Crónica del pájaro que da cuerda al mundo»

Hacía bastante tiempo que tenía ganas de leer Crónica del pájaro que da cuerda al mundo. Se supone que es la obra más acabada de Haruki Murakami, un autor que ganó mi corazón con Kafka en la orilla. Por desgracia, leer libros es uno de los lujos que no suelo poder permitirme pero al final, terminé sacando hueco en el camino de casa al trabajo y del trabajo a casa.

Intentar escribir una breve sinopsis de las historias de Murakami es algo cuanto menos, complejo. Sin embargo, voy a intentarlo: Crónica del pájaro que da cuerda al mundo es la crónica de un hombre que ha perdido a su mujer y por mucho que quieran convencerle de que lo tiene todo perdido, cree que hay algo detrás mucho mayor de lo que le quieren hacer ver. El protagonista no descansará hasta recuperarla.
Leer más »

«Cien años de soledad» y miedo a la magia

Neruda, Machado, Rubén Darío, Unamuno, Alberti. Todos estos son nombres y apellidos que nos inspiran un enorme respeto. Sobre todo porque en algún punto los hemos tenido que estudiar obligados, lo más seguro, en el instituto. Eso con casi toda seguridad, ha provocado una enorme animadversión hacia autores de culto, autores a los que nadie cuestiona su calidez literaria.

Sin embargo, en algún punto de la Historia, cuando eran personajes normales, desconocidas (y eso a veces implica toda su vida, porque solo la muerte trae la gloria), los han evaluado igual que nosotros nos dedicamos a hablar sobre la última publicación de un autor que parece que destaca. Sin dudar de su valía como artistas, también se puede opinar sobre ellos desde una perspectiva más lejana, huyendo del prestigio que les ha infundido la distancia. 

Los gustos son subjetivos y podemos reconocer que algo es bueno pero que no es para nosotros. Incluso si se trata de un Nobel. Yo misma admito que repudio a Kubrik con toda mi alma y que Iñárritu me aborrece. ¿Y qué? No pasa nada. Por eso mismo, hay que eliminar esos prejuicios literarios (buenos o malos) y redescubrir la Literatura clásica. 

La pregunta es: se pueden disfrutar todavía en ¿2019? o año en el que leáis esto. Nadie cuestiona que Avaricia de Eric von Stroheim no haya sido un portento en el cine de su época, ni que El nacimiento de una nación no supusiera el comienzo de un nuevo arte. Y si queréis saber sobre cine, no os queda otra más que veros esa película; igual que tenéis que veros Evangelion Akira para evaluar la Ciencia Ficción de la actualidad. Pero eso no quiere decir que estéis obligado a disfrutarlo y leerlo por hobby.

Sin embargo, sí os puedo decir que Metrópolis de Fritz Lang es una película disfrutable, por ejemplo. Más que otras mucho más jóvenes. Depende de muchas cosas. Con los libros es igual. Vamos a apartar el miedo de renegar de los pesados pesados de la Literatura y sin discutir su calidad, plantearnos si a día de hoy es un libro que recomendar para leer por ocio y no solo para aprender.

Gabriel García Márquez, colombiano, consiguió el Nobel de Literatura en 1982 con Cien años de soledad. Se estudia en todos los cursos del instituto y se cataloga como uno de los mejores libros de la Literatura universal, del siglo XX, de la lengua castellana… La fama le precede. Yo lo apoyo, es un imprescindible del Realismo mágico que tener siempre en cuenta si queremos indagar en el género, pero antes de decir si os recomiendo o no el libro, o voy a dejar aquí algo importante e imprescindible a menos que se tenga una memoria prodigiosa.

Leer más »