Preguntas que debes hacerte si quieres autopublicar

La autopublicación es una opción que cada vez está cobrando más fuerza. Lo veo como un dato que comparten muchos medios y lo encuentro frecuente en el entorno por el que me muevo. Parece algo novedoso desde que Amazon se subió al carro de los libros pero, ¿quién no imprimía en su casa algunas cosas escritas? Puede que poco a poco se le vaya tomando más en serio y con ello, se vaya profesionalizando cada vez más.

La autopublicación es una opción muy tentadora desde el momento en el que no debes escoger el tortuoso camino de encontrar editorial: agentes, editores, miles de mails, esperas, rechazos, ilusiones en vano, tensión, rezos, velas, sacrificios de corderos y palomas… Con la autopublicación sabes que el sí es seguro porque solo depende de ti. Eso anima a muchas personas a por lo menos, indagar sobre la opción para ver si ajusta a ellas.

Existen varias formas de autopublicación, empezando por diferenciar la simple autopublicación de la edición; de la autopublicación online hasta la creación de un producto igual que el que puede distribuirse desde una empresa editorial. Hoy me quiero centrar en la de autopublicar con empresas de servicios editoriales para verlo desde la perspectiva de dos autoras que han terminado el proceso y tienen sus libros en el mercado a través de distintos caminos. Creo que sus experiencias pueden guiar un poco al que está perdido y ha empezado, porque creedme, me he sorprendido de los muchos que son y lo perdidos que solemos estar.

Para quien todavía esté gateando en esto de la publicación, en este mismo blog podéis encontrar una entrada donde hablo de las diferentes opciones que se abren ante nuestros ojos cuando terminamos el manuscrito. Os lo dejo enlazado. Ahora, vamos a presentaros a las dos autoras y sus novelas.

Leer más »

He terminado mi manuscrito, ¿ya soy famoso?

¿Cuántas opciones se abren cuando terminas un manuscrito?

Lo primero, reescribirlo. Sí, lo siento. Es lo que hay. No estamos hablando de la primera versión. Además de lectoras betas, necesitas una lectora profesional que te ayude. Lo ideal es tener un informe donde figure si se debe corregir algo o se puede seguir avanzando, siempre en función de la pretensión de la obra.

¿Ya lo has reescrito veinte veces? Tu lectora profesional te dice que está perfecto. Genial, ya podemos hablar sobre las posibilidad que ahora mismo, querida escritora, se abren ante ti.

En mi Patreon, porque tengo Patreon, cosa que no he dicho,

https://www.patreon.com/cbickle

además de explicar las distintas opciones, también he desarrollado una propuesta editorial. Si os interesan estas cosas, ahí es donde más manga ancha doy a hablar del mundo editorial desde la perspectiva de las escritoras que han creado una novela en la soledad de su casa y no sabe cómo darse a conocer al mundo. Aunque no os penséis que esto va de ascensos meteóricos y comerse una industria que apenas se puede mantener por sí sola en un gran porcentaje. Por desgracia.

Leer más »

Las brujas de Euskal Herria: «Lauburu»

La mejor solución que los hombres poderosos encontraron para reprimir a las mujeres en las zonas rurales del norte de España, con más peso social del que les gustaría fue acusándolas de brujería. La Inquisición tenía ojos en cualquier vecino hambriento y más de cuarenta mujeres perecieron durante las ejecuciones pero pasaron a formar parte de la historia de Euskal Herria. Nahikari Diosdado les hace un homenaje con Lauburu.

Leer más »

La lengua y el lenguaje al servicio de los insultos, el Posmodernismo y «La sangre de los elfos»

En verdad os digo que se acerca el tiempo de la espada y el hacha, la época de la tormenta salvaje. Se acerca el Tiempo del Invierno Blanco y de la Luz Blanca. El Tiempo de la Locura y el Tiempo del Odio, el Tiempo del Fin. El mundo morirá entre escarcha y resucitará de nuevo junto el nuevo sol. Resucitará de entre la Antigua Sangre, de Hen Ichaer, la semilla sembrada. De la semilla que no germina sino que estalla en llamas. ¡Así será! ¡Contemplad las señales! Qué señales sean, yo os diré: primero se derramará sobre la tierra la sangre de los Aen Seidhe, la Sangre de los Elfos.

Aquí tenemos el punto de partida de la verdadera historia de la saga de Geralt de Rivia. De la principal, la que genera otras pequeñas historias de las que disfrutar. Una profecía. Hay quienes dicen que las peores historias de fantasía empiezan con el cliché de la profecía hablando sobre un elegido, porque es hacer spoiler de lo que va a pasar (véase The Legend of Zelda).

¿Qué pasa en este caso? Que ni el protagonista es el sujeto del que hablan en la profecía, ni en los libros se sabe cómo va a terminar eso (te toca ir a los videojuegos y es cosa tuya si se cumple o no), porque es solo eso, una profecía donde se habla sobre lo que están haciendo los humanos: masacrar a los «inhumanos» «no-humanos», es decir, todos aquellas criaturas que no comparten especie con ellos con sentido del raciocinio.

71Y-L0h6AUL

En el tercer libro (siguiendo el orden de publicación de la editorial) de la saga de Geralt de Rivia lo que hacen es coger un punto central de esa profecía, que es la sangre derramada de los elfos y se construye todo lo demás a su alrededor: ¿a qué hace referencia a esa sangre? ¿qué implica el conflicto? ¿en qué afecta al personaje protagonista? La profecía es tan solo un cimiento que sostiene la trama, ni siquiera el detonante. La presentación, el previo, el recordatorio.

Lo verdaderamente importante aquí es todo lo que hace Geralt por proteger a Ciri.

Leer más »

El egocentrismo de «El nombre del viento»

«Personajes brillantes y sólidos bien construidos»

«Mundo lleno de detalles que en ningún momento se hace aburrido»

«Estilo sencillo y cercano»

«No es la típica novela fantástica con búsqueda sin sentido y un dramatismo exagerado»

«No es la típica novela fantástica»

«Aventura inmensamente original»

«Inmensamente original»

«No es la típica novela fantástica»

«Típica novela fantástica»

«Típica novela…»

«Típica…»

No. Estas no son las opiniones de niños de doce años que no han tocado un libro en su vida más allá de Pedro Páramo porque les obligó su profesora de Lengua en el instituto —dije esta porque es la que me «obligaron» a leer a mí, no sé cuáles son las lecturas obligatorias de este año—. Estas son las opiniones de críticos y periodistas de medios de comunicación de «renombre», españoles y norteamericanos sobre el libro más sobrevalorado de la Historia posmoderna: El nombre del viento.

¿Mi teoría?

Que están más sobornados que Zaplana.

El nombre del viento es un libro mediocre que ha sido catapultado gracias a toda la basura literaria que se ha acumulado en el mercado. Cuando no conocemos la fuente, solo nos queda lamer del charco suelen decir y eso es lo que hacen los lectores en la actualidad: lamer del charco porque no saben ir más allá y contentarse con algo mediocre porque no han indagado en verdadera literatura.

Escribir puede todo el mundo. Contar historias es otro asunto. Y tiene gracia que la trama principal de este libro sea el contar cómo Cuouz, que no se nos olvide cómo se pronuncia, a ver, señores, que somos lerdos (Rothfuss no conocía el trap cuando hizo esta aclaración) se convirtió en una leyenda andante. Obvio.

PORQUE NO ES UNA TÍPICA HISTORIA DE FANTASÍA. QUE OS QUEDE CLARO.

Leer más »

Murakami, el Tarantino de la literatura: «Escucha la canción del viento» y «Pinball 1973»

Voy a ser sincera: estoy harta de reseñar a Murakami.

Le amo. Pero no tengo fuerzas para escribir otra reseña más sobre sus libros por el momento.

Como sabía que esto iba a pasar, dejé el más fácil para el «final». Final porque reservo 1Q84 para dentro de unos cuantos meses. Aún no he encontrado sustituto y necesito reservarlo hasta que deje de estar huérfana literaria.

En cualquier caso, Escucha la canción del viento Pinball 1973 son las dos novelas cortas con las que comenzó su carrera como escritor. Su primera toma de contacto con la Literatura. Y tras leer esto y conocer el resto de sus obras, lo único que puedo deciros es que para mí, Murakami es el Tarantino de las palabras.

Sin formación alguna destacó por encima de la mayoría. Cuando hay talento, hay talento. Punto.

Leer más »

¿Es «Los años de peregrinación del chico sin color» de los pocos libros juveniles de calidad?

Si uno coge la bibliografía de Haruki Murakami y ordena cronológicamente sus obras, se puede dar cuenta al momento de que sigue un patrón muy evidente (porque él ama los patrones y la rutina): suda y trabaja en un libro trascendental, en una novela redonda y después, escribe algo facilito, como un «descanso» después de haber sido exprimido. ¿Será ese su secreto? El intercalar. 

No lo sé, pero tras escribir El fin del mundo y un despiadado país de las maravillas en 1985, hizo Tokyo Blues (Norwegian Wood) en 1987. En 1988 Baila, baila, baila y en el 92 Al sur de la frontera, al oeste del sol. Sputnik, mi amor, de 1999, salió cuatro años después de Crónica del pájaro que da cuerda al mundo.

Entonces, escribe Kafka en la orilla, un libro que aspira al Nobel (y todos creíamos que se lo iba a llevar, igual que pensamos en Mishima que ya había hecho hasta una fiesta) y After Dark, no comparable con el anterior, pero tampoco digno de añadirlo a la lista de sus obras sencillas y luego, se atreve con la trilogía de 1Q84. ¿Qué pasa? ¿Murakami estaba en una racha? 

Pues no lo sé, pero después de llevarse tan al límite (bien es cierto que es su especialidad, tanto mental como físicamente), apareció Los años de peregrinación del chico sin color, su segundo libro más reciente tras la escritura de La muerte del comendador, y uno, solo con ver la sinopsis y la longitud, ya empieza a sospechar que nos encontramos aquí ante otra obra de como yo llamo: «salseo que mueve el mundo». ¿Nos equivocamos? Sí y no.

Leer más »

«El fin del mundo y un despiadado país de las maravillas» o el resumen del fantasma de Murakami

Hay una cosa que odio con toda mi alma en la Literatura: los cambios de perspectiva. Aun admitiendo que es gusto personal, en muy pocas ocasiones soy capaz de leer una historia que tenga cambios de perspectiva. Me siento cómoda con la narración en tercera persona, a pesar de que no hago ascos a la primera.

La cuestión es que desconfío mucho de las primeras personas subjetivas. Quizás la culpa la tengan los libros juveniles que abusan tanto de esta fórmula. En cualquier caso, las tramas paralelas se las dejo al cine, porque me parece más acertadas para este formato. Entonces, llega Murakami con El fin del mundo y un despiadado país de las maravillas y me invita a que coja mis palabras y me las trague una a una. Por que sí: tal y como había dicho, el problema no son las técnicas, el problema son los autores que no saben usarlas. Aunque he de decir en mi defensa que Murakami es una persona a la que le apasiona el cine.

Leer más »

«Sputnik, mi amor»: el libro perfecto para conocer a Haruki Murakami

Ya he hablado sobre lo que para mí es el mejor libro que he leído en mi vida, Kakfa en la orilla y sobre su obra más pulida y acabada según dice la crítica, Crónica del pájaro que da cuerda al mundoPor supuesto, me he leído muchos otros como Tokyo BluesAl sur de la frontera, al oeste del sol El fin del mundo y un despiadado país de las maravillas, por poner un ejemplo, así que su escritura ya no es desconocida para mí. Importante saberlo porque creo que influye en la valoración que he hecho de Sputnik, mi amor, un libro que se ha hecho muy famoso entre el público.

Para alegría de muchos, desgracia de unos pocos amantes del surrealismo, esta obra sí tiene una sinopsis fácil: un triángulo amoroso, entre un profesor de primaria con amantes que no le llenan, su mejor amiga y la jefa rica, coreana y no japonesa de su mejor amiga. No diré más para no desvelar nada de la trama pero en resumen, puede decirse que Murakami reflexiona sobre la existencia y las relaciones personales a su modo, utilizando de excusa la frustración romántica de un hombre sencillo, como todos los hombres que pueblan su relatos.

Leer más »