El amor y el miedo en “Madrugada”

La decadencia de una civilización, el sometimiento de otras especies por miedo a lo desconocido, un protagonista apático y el sexo se juntan en Madrugada de Patricia P. Mira de Echeverría, una historia que en apenas doscientas páginas te deja con la sensación de haber presenciado una aventura interminable y llena de emociones, una montaña rusa.

Leer más »

Como en casa, en ningún sitio: “La última mujer de La Mancha”

El 63,1% de los municipios de España y 13 provincias han perdido habitantes durante los últimos 18 años según datos de la fundación de BBVA y el Ivie a partir de los del INE. La España vaciada es un problema que cada vez genera más eco. Madrid se erige como uno de los mayores destinos donde se depositan las esperanzas de encontrar… ¿algo? En La última mujer de La Mancha es una cosa bastante desagradable aunque quizás pueda competir con los precios de los alquileres de la capital.

Leer más »

Las brujas de Euskal Herria: “Lauburu”

La mejor solución que los hombres poderosos encontraron para reprimir a las mujeres en las zonas rurales del norte de España, con más peso social del que les gustaría fue acusándolas de brujería. La Inquisición tenía ojos en cualquier vecino hambriento y más de cuarenta mujeres perecieron durante las ejecuciones pero pasaron a formar parte de la historia de Euskal Herria. Nahikari Diosdado les hace un homenaje con Lauburu.

Leer más »

No es clasismo, es ficción: “Los asquerosos”

Madrid y Barcelona son los dos nombres más atractivos para todos los jóvenes de provincia que en sus delirios de grandeza creen que necesitan estar en el epicentro del asunto para no perderse nada. A lo que alude el término asunto solo Dios lo sabe pero el misterio debe de ser efectivo porque cada año las dos ciudades se colapsan más y más, tanto como suben los alquileres y el resto de España se vacía. Manuel y Santiago Lorenzo son parte de la resistencia.

Los asquerosos es un libro que ha alcanzado mucha popularidad, no tengo ni idea si por sorpresa o no, porque no estoy muy puesta en tendencias. La cuestión es que reseñas de este libro y muy profesionales se pueden encontrar a golpe de enter en Google. Tan profesionales que al final, uno no sabe si se encuentra aquí ante algo que merece la pena leer o la última víctima de los bohemios cultos que coleccionan los suplementos del fin de semana para dejarlos a la vista de sus ligues el sábado noche.

Lo que a mí me ha quedado claro es que a este libro le rodea la ironía, porque me encantaría saber lo que Santiago opina al pensar que entre esos 700.000 ejemplares vendidos alguno ha sido para algún lector mochufa. Premeditado o no, a Los asquerosos le rodea un aura muy en sintonía con el propio relato de la vida de Manuel. ¿Quién es Manuel? 

Leer más »

La lengua y el lenguaje al servicio de los insultos, el Posmodernismo y “La sangre de los elfos”

En verdad os digo que se acerca el tiempo de la espada y el hacha, la época de la tormenta salvaje. Se acerca el Tiempo del Invierno Blanco y de la Luz Blanca. El Tiempo de la Locura y el Tiempo del Odio, el Tiempo del Fin. El mundo morirá entre escarcha y resucitará de nuevo junto el nuevo sol. Resucitará de entre la Antigua Sangre, de Hen Ichaer, la semilla sembrada. De la semilla que no germina sino que estalla en llamas. ¡Así será! ¡Contemplad las señales! Qué señales sean, yo os diré: primero se derramará sobre la tierra la sangre de los Aen Seidhe, la Sangre de los Elfos.

Aquí tenemos el punto de partida de la verdadera historia de la saga de Geralt de Rivia. De la principal, la que genera otras pequeñas historias de las que disfrutar. Una profecía. Hay quienes dicen que las peores historias de fantasía empiezan con el cliché de la profecía hablando sobre un elegido, porque es hacer spoiler de lo que va a pasar (véase The Legend of Zelda).

¿Qué pasa en este caso? Que ni el protagonista es el sujeto del que hablan en la profecía, ni en los libros se sabe cómo va a terminar eso (te toca ir a los videojuegos y es cosa tuya si se cumple o no), porque es solo eso, una profecía donde se habla sobre lo que están haciendo los humanos: masacrar a los “inhumanos” “no-humanos”, es decir, todos aquellas criaturas que no comparten especie con ellos con sentido del raciocinio.

71Y-L0h6AUL

En el tercer libro (siguiendo el orden de publicación de la editorial) de la saga de Geralt de Rivia lo que hacen es coger un punto central de esa profecía, que es la sangre derramada de los elfos y se construye todo lo demás a su alrededor: ¿a qué hace referencia a esa sangre? ¿qué implica el conflicto? ¿en qué afecta al personaje protagonista? La profecía es tan solo un cimiento que sostiene la trama, ni siquiera el detonante. La presentación, el previo, el recordatorio.

Lo verdaderamente importante aquí es todo lo que hace Geralt por proteger a Ciri.

Leer más »

Los ojos de la gata en “La escala de Mohs”

La poesía y yo tenemos una relación complicada. No es que no me guste. Es que la respeto tanto que prefiero no acercarme a ella porque siento que le quedo pequeña, en primer lugar y en segundo porque para mí, la poesía no nace para ser publicada, sino para guardarla en un cajón. Esto, por supuesto, es mi percepción subjetiva porque no hay nada más subjetivo que la poesía, que viene de otro universo paralelo.

De vez en cuando, hago pequeñas incursiones al género, porque me gusta mucho, pero solo si la disfruto en soledad, oscuridad y silencio, porque a la par que me fascina, me incomoda. Me incomoda porque me siento una intrusa en la mente de una persona que no conozco físicamente y me resulta incluso violento violar la intimidad de alguien de esa manera. Sobre todo con la poesía contemporánea.

Me ha pasado unas cuantas veces pero esa sensación de ser una intrusa en una habitación privada que no debería curiosear nada de lo que encuentra a su paso y mucho menos tocarlo no me había golpeado con tanta fuerza como me ha pasado cuando empecé a leer La escala de Mohs de Ana Isabel García Llorente.

Leer más »

Los dos filos de “La espada del destino”

Un brujo caza monstruos a cambio de una módica —bueno, vale, no tan módica— cantidad de dinero. Un brujo no hace preguntas, solo blande la espada. Un brujo no siente nada, para bien o para mal; con el fin de facilitarse el trabajo. Luego está Geralt. Que a los dragones no los toca por código de honor, que sabe qué especies de monstruos están en peligro de extinción, que obliga a reyes a dejar tranquilas a las civilizaciones que viven bajo el mar y que después de hacer un juramento y comprometerse con el destino, se niega a llevarse al hijo inesperado.

Pero el destino es una espada y tiene dos filos y uno es la muerte.

Eso es lo que aprende Geralt de Rivia durante la segunda entrega de su saga. También que una mujer le puede romper el corazón, aunque los humanos le traten como si careciera de uno.

9788498890433

Andrzej Sapkowski escribió La espada del destino un año antes que El último deseo, aunque si se ordena de forma cronológica la saga,  el primero sería el segundo libro y viceversa, lo que él no considera una historia como tal, sino una antología de cuentos en un mundo fantástico con la base de la mitología polaca y los mismos personajes.

Leer más »

El egocentrismo de “El nombre del viento”

“Personajes brillantes y sólidos bien construidos”

“Mundo lleno de detalles que en ningún momento se hace aburrido”

“Estilo sencillo y cercano”

“No es la típica novela fantástica con búsqueda sin sentido y un dramatismo exagerado”

“No es la típica novela fantástica”

“Aventura inmensamente original”

“Inmensamente original”

“No es la típica novela fantástica”

“Típica novela fantástica”

“Típica novela…”

“Típica…”

No. Estas no son las opiniones de niños de doce años que no han tocado un libro en su vida más allá de Pedro Páramo porque les obligó su profesora de Lengua en el instituto —dije esta porque es la que me “obligaron” a leer a mí, no sé cuáles son las lecturas obligatorias de este año—. Estas son las opiniones de críticos y periodistas de medios de comunicación de “renombre”, españoles y norteamericanos sobre el libro más sobrevalorado de la Historia posmoderna: El nombre del viento.

¿Mi teoría?

Que están más sobornados que Zaplana.

El nombre del viento es un libro mediocre que ha sido catapultado gracias a toda la basura literaria que se ha acumulado en el mercado. Cuando no conocemos la fuente, solo nos queda lamer del charco suelen decir y eso es lo que hacen los lectores en la actualidad: lamer del charco porque no saben ir más allá y contentarse con algo mediocre porque no han indagado en verdadera literatura.

Escribir puede todo el mundo. Contar historias es otro asunto. Y tiene gracia que la trama principal de este libro sea el contar cómo Cuouz, que no se nos olvide cómo se pronuncia, a ver, señores, que somos lerdos (Rothfuss no conocía el trap cuando hizo esta aclaración) se convirtió en una leyenda andante. Obvio.

PORQUE NO ES UNA TÍPICA HISTORIA DE FANTASÍA. QUE OS QUEDE CLARO.

Leer más »

Murakami, el Tarantino de la literatura: “Escucha la canción del viento” y “Pinball 1973”

Voy a ser sincera: estoy harta de reseñar a Murakami.

Le amo. Pero no tengo fuerzas para escribir otra reseña más sobre sus libros por el momento.

Como sabía que esto iba a pasar, dejé el más fácil para el “final”. Final porque reservo 1Q84 para dentro de unos cuantos meses. Aún no he encontrado sustituto y necesito reservarlo hasta que deje de estar huérfana literaria.

En cualquier caso, Escucha la canción del viento Pinball 1973 son las dos novelas cortas con las que comenzó su carrera como escritor. Su primera toma de contacto con la Literatura. Y tras leer esto y conocer el resto de sus obras, lo único que puedo deciros es que para mí, Murakami es el Tarantino de las palabras.

Sin formación alguna destacó por encima de la mayoría. Cuando hay talento, hay talento. Punto.

Leer más »