He terminado mi manuscrito, ¿ya soy famoso?

¿Cuántas opciones se abren cuando terminas un manuscrito?

Lo primero, reescribirlo. Sí, lo siento. Es lo que hay. No estamos hablando de la primera versión. Además de lectoras betas, necesitas una lectora profesional que te ayude. Lo ideal es tener un informe donde figure si se debe corregir algo o se puede seguir avanzando, siempre en función de la pretensión de la obra.

¿Ya lo has reescrito veinte veces? Tu lectora profesional te dice que está perfecto. Genial, ya podemos hablar sobre las posibilidad que ahora mismo, querida escritora, se abren ante ti.

En mi Patreon, porque tengo Patreon, cosa que no he dicho,

https://www.patreon.com/cbickle

además de explicar las distintas opciones, también he desarrollado una propuesta editorial. Si os interesan estas cosas, ahí es donde más manga ancha doy a hablar del mundo editorial desde la perspectiva de las escritoras que han creado una novela en la soledad de su casa y no sabe cómo darse a conocer al mundo. Aunque no os penséis que esto va de ascensos meteóricos y comerse una industria que apenas se puede mantener por sí sola en un gran porcentaje. Por desgracia.

Aquí os dejo el enlace de la publicación. En la última parte hago un esquema sobre las cosas que debéis pensar si queréis contactar con editoriales.

La cantidad de versiones que hay que escribir antes de pensar en publicar

Vamos a las opciones

Opción 1: guardarlo en un cajón

Quizás no estés preparada para publicar. Puede ser. Puede que con quince años tuvieras una idea genial pero no las herramientas y conocimientos suficientes para desarrollarlo. Quizás en unos años lo puedas recuperar y hacer una bomba con ello. Las ideas llegan cuando tocan pero hay que saber cuándo utilizar la bala.

Imaginad que la autora de Los juegos del hambre hubiera tenido la más mínima idea de política. De la misma forma que os digo que creo que Crepúsculo llegó en el momento indicado.

Intentad no morir antes de sacarla y que si lo guardáis esté justificado con algo más que miedo.

Opción 2: autopublicar con Amazon u otras empresas

En el caso de que creas que ya es hora de continuar y quieras controlarlo todo.

No es ni peor ni mejor opción siempre y cuando sepas lo que haces y tomes las decisiones adecuadas en los momentos idóneos, cosa difícil. En este caso, estaríamos hablando de que la autora es su propia directora editorial, la que asume costes, riesgos y también beneficios. No dudes en preguntar a quien creas que te puede orientar. Yo estoy encantada de ayudar.

Opción 3:autopublicar online

Y no nos referimos a los ebooks o sitios como Lektu sino a los blogs o plataformas pensados en exclusiva para que los autores generen contenido con el que captar usuarios lectores. Esta parte ha ido adquiriendo tanta relevancia que Penguin Random House se ha sumado a las iniciativas de llevar muchas de esas novelas al papel o sacar un sello para la lectura digital, como Selecta.

Opción 4: la autoedición

Es diferente a la autopublicación, sí. No publicas sin más, sino que editas el manuscrito. Asumes el papel de directora editorial pero contratas a una editora de mesa. Externalizas tu trabajo para que adquiera mayor calidad. Igual que contratas ilustradoras o maquetadoras.

Cuando autoeditas inviertes en la obra y se convierte en algo más amplio que una historia hecha por los autores. Se convierte en un producto más redondo donde diferentes profesionales hacen lo suyo para conseguir una meta común: la experiencia lectora.

El autor aplica la base, la idea y lleva la batuta pero el director editorial toma las decisiones de la comerciabilidad, el editor de mesa trabaja con el autor para que el contenido esté como debe estar para cumplir con los objetivos del director. Entran muchas facetas que si bien en la autopublicación tú las has asumidos, es casi imposible que las hagas correctamente o más bien las hagas y por tanto no estás editando, sino publicando.

Opción 5: la coedición

Esta es una variante de la anterior. Digamos que en la anterior eres directora editorial + autora, como el que produce una película indie. No tienes el respaldo de ninguna entidad que te garantice el mecanismo que se necesita para echar a rodar una novela. Así que si no te ves con el humor de intentarlo ni con la capacidad, que es muy comprensible, puedes buscarte un director editorial sin que se meta en la parte creativa, que eso es por lo que no he ido directamente a la publicación tradicional, porque esto sigue sin serlo, por mucho que lo quieran maquillar.

Lo bueno de aceptar las cosas sin paños calientes es que no juegan con la ilusión del prestigio de publicar.

En esto desemboca la ilusión del escritor novel

Muchas editoriales de coedición intentan engañarte diciendo que son editoriales tradicionales cuando no lo son para nada. Otras directamente son los reyes piratas que te estafan. Ojo en las distintas razas de editoriales que no todas son lo que dicen ser. 

Círculo Rojo es una editorial conocida de coedición. NO es una editorial tradicional. En el momento en el que tú tienes que pagar con tu dinero y no con tu manuscrito, estás siendo coeditora y eso no significa nada bueno ni malo en sí mismo.

Opción 6: la edición tradicional

Ahora bien: no quieres ser director editorial. La opción económica para que sea rentable no la sabes hacer o no tienes el humor y para que se facilite necesitas invertir un dinero que no tienes. Pero tampoco quieres publicar online ni mucho menos autopublicar sin tener ciertas garantías de que tu ser no terminará saliendo de los camerinos disfrazado de payaso.

Bueno, te queda la opción de publicar con una editorial que lo haga todo por ti. Otro tema el elegir con cuidado a las editoriales que van de buenas y en realidad están abaratando costes en esta cultura del todo vale y engaño a los consumidores.

Pero es muy difícil conseguir que eso suceda, no vamos a mentir.

Las editoriales con una estabilidad más robusta o están desbordadas y solo se entra por agente o lo tienes complicado pero no es imposible. Lo que se suele hacer es mandar una propuesta editorial para facilitarle las cosas a los editores que reciben en las bandejas de entrada de sus emails más de quince “espontáneos” al día.

Estar perdida en estos asuntos es lo más frecuente e intentar hacerlo todo sola conlleva un alto riesgo de caer si no en estafas, en la comisión de empresas poco profesionales que no se implican con las autoras y no hacen el trabajo más limpio y competitivo que podrían. Es por eso por lo que siempre recomiendo llevar a tu lado una correctora y una editora de mesa o en su defecto, contar siempre con una asesora literaria que oriente los pasos. El oficio del escritor es complicado y solitario pero esto último no debería ser así.

Desde aquí, os recomiendo encarecidamente que no os precipitéis y que no jueguen con la ilusión del novel y ante la duda: siempre una asesora editorial.

Un comentario en “He terminado mi manuscrito, ¿ya soy famoso?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s