El absurdo del fin del mundo: “Asfixia”

“Libros” exitosos con millones de lecturas en Wattpad hay muchos. Se me ocurren unos cuantos títulos de entrada que aunque no se viralicen, han acumulado unas estadísticas que son la envidia de todos los escritores que ingresan en la plataforma pensando que esto será la puerta que les lleve al estrellato (risas entre nerviosas y malévolas). Me atrevería a decir que el 90% tienen un punto en común: pasan por las retinas de sus lectores sin pena ni gloria. Leen, acaban, se van a por otro boxeador, otro jefe capullo, otro escritor sexy pero vulnerable, otro rico arrogante u otro mafioso atormentado. 

De todos esos éxitos, muy pocos consiguen resaltar en el “mercado” de Wattpad y construir una personalidad alrededor. Los que lo logran son éxito asegurado y sí, puede que tengan sendas posibilidades con las que garantizarle a su autor poner la patita (o media patita) en el mundo de las publicaciones en papel. Del estrellato ya… Lo dejamos para otro día. Cómo lograr que tu historia sea popular y tenga popularidad eso ya es una relación que todavía no he desvelado; tiempo al tiempo, pero del libro que os voy a hablar ahora sí puedo deciros que es el ejemplo máximo de lo que acabo de explicar.

La autora es uno de esos usuarios que ha sabido diferenciarse y resaltar entre toda la marea. Cuando ves una portada o lees una sinopsis sabes que es suyo sin haber leído una letra de lo que ha escrito (me ha pasado). Es una especie de magia negra que no sabría especificar ahora mismo pero lo que es seguro es que los libros de Álex Mírez son apuesta segura y eso las editoriales lo sabrán, supongo, porque los números hablan por sí solos. De los seis que tiene, solo uno no ha alcanzado todavía el millón, dadle tiempo.

El más famoso por el momento me lo he leído a medias, supongo que no podré evitar hacer alusiones a él en esta reseña. Es mi libro de distopía cómica favorito -sí, estoy hablando de Perfecto Mentiroso-, pero con todo el dolor del corazón, vengo a hablaros del que ha publicado… (añadir expectación) ¡Nova Casa Editorial! hace no sé cuánto y no voy a buscarlo ahora que me da pereza.

Se llama Asfixia y creo (creo) que es el primer libro que escribió, la plataforma me dice que ahora mismo tiene los 5 millones y medio de lecturas pero no se puede leer en Wattpad, así que habría que sumarle todas sus ventas. Vamos, que es famoso de pelotas y sí, ahora mismo tienes que pagar por él si quieres leerlo (o no), así que ya sabéis. Si pagas, PIDES pero antes de meternos en este rollo de valorar si lo recomiendo o no lo recomiendo, de qué va y todas esas vainas quiero hacer un paréntesis pequeño.

He visto que la autora, al menos durante un tiempo, le pidió a la editorial que dejara el libro gratuito por Wattpad para que la gente que no tuviera dinero para leerlo, pudiera hacerlo sin pagar. Lo hizo pensando (no exclusivamente) en los lectores venezolanos porque me parece que la editorial no llega a ese país y porque ella es venezolana y sabe mejor que nadie los problemas de esos lectores que han vivido en sus carnes que leer no es gratis a menos que vivas en una gran ciudad con grandes bibliotecas y no te hayan sancionado, como a la menda que me da vergüenza posar el pie en una biblioteca pública.

Mis dieces. Eso es tener ética, cojones. Solo por ese gesto se merece que si estáis interesados le compréis el libro a modo de agradecimiento. Supongo que le habrá costado negociar con la editorial y que ella sabe que está perdiendo ventas porque si lo tienes gratis, no lo compras a menos que quieras apoyarla y por mucho que sepas que tus lectores sean buenos, la guita es la guita y cuando hay dinero por el medio uno puede dibujar muy bien la moral de cada uno; ella aun así dejó que los lectores decidieran si querían apoyarla comprando su libro en físico y les permitió acabar la lectura. La aplaudo y aprovecho para decir que no tengo nada en contra de ella, que no la conozco de nada y que lo que diga a continuación es sinceridad, no ataque

Me da la impresión de que es una autora muy querida, pero si la pared es blanca yo no voy a decir que es azul. Voy a decir que es blanca y cuando publicas un libro de forma profesional, como es el caso, por el que pides dinero, te estás exponiendo a que se genere todo un entramado de opiniones. ¿Para eso publicamos, no? Aparte de para amasar rupias, digo; para saber qué opina la gente de lo que escribimos. Pues bueno, yo no vengo aquí a lamerle el culo a nadie que a mí no me pagan. Si queréis que hable bien sin motivos de vuestros libros, os paso el número de mi cuenta bancaria.

Nah es mentira. Jamás intentéis eso conmigo. Una de las cosas que más odio en este mundo es la falta de transparencia y por eso, mi sinceridad será máxima a partir de ahora le pese a quien le pese, que la correcciones políticas están hechas para las influencers, no para mí que por suerte no me pinto ni la raya de los ojos simétrica, así que vamos allá. ¿De qué va Asfixia?

71520G1BUsL

Pues Asfixia empieza el mundo destruido, porque sí, lamento deciros que es un libro juvenil distópico, porque, a ver… Era la moda, ¿supongo? El 1 de septiembre de 2019 toda la gente se empezó a morir ahogada y solo la protagonista sobrevivió. O eso pensaba hasta que se encontró con seis personas más que la fueron abandonando poco a poco (defenestrando, vamos) y nada, pues ahí está Audrey, Drey para los amigos; cómo me caga que los latinos se pongan nombres de blancos. En fin, eso. Que Drey lleva años malviviendo sola por el mundo y hasta ahí nos cuenta la sinopsis.

Vale, yo pensé… Y… ¡¿Y?! Quiero decir, ¿dónde coño está la trama? ¿Marketing? ¿Hola? Yo porque soy muy cabezona y quería saber cómo pensaba desarrollar una premisa así durante tantas páginas pero vamos, que estoy buscando en una librería qué leer y a mí no me dicen qué pasa después y ese libro vuelve a la estantería como hay Dios a menos que sea putifan de la autora. Intuyo que la pretensión era añadir misterio y tal, pero mira, no. Es mi dinero. O me dices qué mierdas pasa en el libro o yo no me arriesgo a pagar por un romance encubierto de distopía. No, que imaginaos que os lo compráis y de repente aparece un sexy chico invisible y te meten una historia de amor. Menudo horror.

El punto positivo es que no es el caso. El punto positivo es que Drey encuentra una civilización por “casualidad” aka deus ex machina y nada, ahí empieza la historia de verdad, que es lo que te quiere contar la sinopsis pero marketing se ha olvidado. ¿En serio pretendéis hacer misterio de una novela juvenil distópica? Duh, es una NOVELA JUVENIL DISTÓPICA, ya sabemos que habrá unos malos malosos muy nasis y una resistencia muy hermandad y lealtad y amor e igualdad que luchará contra el sistema. ES DISTOPÍA JUVENIL, contádmelo, que no me vais a sorprender.

Leyendo este libro me sentí como cuando te encuentras a un tío bueno a lo lejos y de repente abre la boca para decirme que él no cree ni en el machismo ni en el feminismo, solo en la igualdad. El principio me sorprendió, porque a ver, no os voy a mentir, iba con las expectativas a menos cinco millones y medio, porque nos conocemos y nadie nació ayer pero según iba leyendo dije: “pues oye, no está tan mal. Está mejor que Perfecto mentiroso. Quizás es que a la autora no se le da bien escribir romance o yo qué sé”, pero nada, la ilusión se me quitó tan pronto como el tío bueno se acercó a mí y abrió la boca. O sea, en cuanto pasa el primer punto de giro. Ya con el primer deus ex machina las alarmas de mi sentido arácnido saltaron y de ahí cuesta abajo. 

Pero cuesta abajo hasta el inframundo, porque cuando pensaba que no podía ir a peor, IBA a peor. Vaya que si iba. De hecho, se transformó de distopía a fantasía loquísima, fijaos lo que os digo. Pero vayamos por partes y no nos adelantemos que quiero hablaros del primer acto. 

Se nos presenta un mundo cubierto de cadáveres putrefactos. Drey vaga por ahí, malcome latas de conserva, okupa casas que espero que no fueran españolas o los muertos se levantarían para llamarla guarra y terrorista bolivariana y está sumida en lo que teóricamente es una profunda depresión. Todo lo que se nos plantea es bueno, porque el ser humano es un ser social y cuando pasa tanto tiempo en soledad, sin ningún contacto humano, te deja bastante mal del tarro y yo, con toda mi buena fe, pensé en que se iba a tratar el tema y me generó expectativas porque es interesante, ¿o no?

Pues no. 

La primera pregunta que me hice cuando leí la sinopsis fue: ¿cómo va a conseguir generar una historia de una premisa en la que está literalmente sola? Ya me imaginaba que se encontraría a alguien, claro, pero no así. De una forma tan… Conveniente, por no decir patética y me da pena, porque repito, la premisa, una vez más, era buena. Todas las premisas son buenas en realidad, porque lo importante no es el qué, sino el cómo, así que tampoco demos tanta importancia a la originalidad o la llamada de atención de la trama, que donde reside la miga es en cómo se desarrolla, no que nos lo cuente, que para eso te lees una escaleta. No somos D&D.

En una de sus tantas exploraciones, Drey encuentra en una casa el diario de un chiquillo. Se pone a leerlo y se siente conectada a él. Es normal, es lo más cercano a una conversación que jamás podría tener, porque lleva muchísimo tiempo sola y está mal de la cabeza o debería estarlo al menos, aunque nunca se aluda a ello en el libro, pero en fin, peras al olmo no, desde luego. Ella se empieza a obsesionar con el chico que ha escrito todo, porque le despierta ternura y se identifica, eran de edades cercanas y nada, parece que ahí queda la cosa hasta que llega el primer punto de giro infame. 

Todo esto me gustaba bastante, daba juego a presentar las cartas de una partida interesante en la que ahondar en el comportamiento humano en una situación tan complicada desde una perspectiva emocional. Pero entonces ya no me acuerdo ni cómo exactamente, encuentra un árbol con unas letras talladas no muy lejos de la casa y empieza a buscar más muescas a modo de caminito de miguitas de pan, como si el gran deus lo hubiera colocado aposta para que llegara a la ciudad subterránea donde viven parte de los supervivientes.

Eso ya huele a mierda a kilómetros pero podría pasar, porque bueno, es el principio de la historia y se puede presentar como una casualidad necesaria que haya dado lugar a algo digno de contar. Pero mirá vos, que el jefe de la ciudad es un comandante y es el niño que escribía el diario, que se llama Levi, por cierto. Lo típico. Casualidad que la ciudad esté al lado de su casa y que sobreviviera y que ella entrara justo en la casa correcta. Sobra decir que la protagonista se encoña de él, porque lo amerita la trama. Por suerte, es una subtrama lenta y en este primer libro no se ha visto gran cosa. En eso sí tengo que admitir que no ha fallado: cada trama pesa lo que tiene que pesar y no se come a las demás.

A partir de aquí es cuando digo que empieza a ir todo de culo y cuesta abajo. Así, a rasgos generales, de principio a fin, la historia es lo más aborrecible y predecible del mundo. Todo lo que me esperaba que pasase, pasaba. Hasta los deus ex machina se ven venir a millas de distancia, pero bueno, eso no me parece tan criticable, porque hay lectores que quieren, precisamente, no salirse de su zona de confort. Hay cosas peores, os lo aseguro.

El tema es que cuando haces una historia tan simplona y lineal, por un lado tienes la seguridad de que a mucha gente le va a gustar, porque es una fórmula que se ha probado que funciona, pero por otro, está el riesgo de que o lo haces bien o las fallas que metas se van a ver el doble porque “la originalidad” no hace acto de presencia para que el lector pueda decir que a pesar de todo continúa porque le interesa. Ese es el principal problema de Asfixia, que tiene muchísimos fallos que la trama no compensa para convencerte de seguir leyendo. 

Las incongruencias y las incoherencias son continuas. A veces, son simplemente sobradas de falta de documentación que sí, me he tomado la molestia de contrastar, pero ya hablaremos de ello y otras, es que las incongruencias vienen de enlazarse con otras faltas y al final, se va sumando una cosa tras otra, una tras otra y… Bueno. 

Lo primero que percibí fue con el tema de las escenas fuertes. En puntos álgidos de tensión, que también tiene mucho que ver con la narrativa y la pluma de la autora, pero para no enrollarnos, basta decir que no se ha impreso una sola agnición que traspasara el papel. Parece que estás leyendo el guion de una película, donde solo se enuncia lo que pasa para que la imagen ponga el sentimiento. Pero es que en un libro, las imágenes hay que crearlas con palabras y no sucede en ningún momento. Cuando descubre “sin querer” esa ciudad subterránea, lo primero que piensan los altos cargos es que es alguien enemigo que intentó infiltrarse, así que cuando se despierta la interrogan y la torturan. 

Es una tortura explícita, que ocupa bastantes páginas y que tal y como la propia protagonista señala varias veces, la traumatiza tanto que desea morirse y que después, siente un miedo irracional hacia el oficial que la maltrató. Pero en ningún momento se siente que la chica lo esté pasando mal. La narración es inmediata, enunciativa. Podría haber estado contándonos que está en el parque comiéndose un helado que habría sido exactamente igual. A esto se le suman distintas cosas ya de entrada y al final solo hay una explosión de mediocridad tremenda donde acabas pensando, ¿pero de verdad esto vale 18 euros? 

Aquí seguimos con las incongruencias que a veces también son deus ex machina a la par. Como que por ejemplo, Drey acceda a la ciudad porque se cae a un pozo, de una fosa que supuestamente estaba sellada. Estaba sellada porque se escapaba de ella un gas que mata a la gente. ¿Cómo rescatan a Audrey si la fosa está sellada y no la pueden abrir? Tendrían que salir a la superficie por otro lado, ir donde estaba ella, cogerla, llevársela… Muchas explicaciones ausentes para que concuerde. Cogido con pinzas. Esto es juvenil, precisamente hay cosas que tienes que explicar para que no haya pérdida.

Por otro lado, tenemos, así para empezar de aperitivo, que de los siete supervivientes que había, ella es la única que sobrevivió a enfermedades, accidentes y demás percal. Vale, factible. Entonces ella llega a LA casa donde esperaba el diario de Levi para que lo recogiera y lo leyera y después, su triste cuerpo cae CASUALMENTE en el árbol donde están las indicaciones para entrar en la ciudad. Porque lo típico, tenéis la sospecha de que hay infiltrados de los nasis malosos y ponéis un camino de miguitas con vuestras iniciales para que Drey os encuentre. Todo muy inteligente. ¿Y se acaba aquí? Pues no, claro que no. CASUALMENTE Audrey es la única chica inmune al gas que provoca que la gente se muera ahogada en la superficie y es valiosísima para la Humanidad porque quizás, gracias a sus tejidos puedan crear algún tipo de inmunidad. Un ángel caído del cielo la Drey. Literalmente hablando. ¡Que no decaiga! Además de ser inmune, Drey también se cura rápido, como por ejemplo, a la hora de soldar huesos. O sea, no es que no le afecte, es que su periodo de convalecencia y recuperación es menor que el resto. ¿Después de esto todavía hay alguna forma de salvar al personaje de la maldición de Mary Sue? La autora lo intenta, que no se diga. Pero no hemos llegado a eso todavía.

El mundo se divide en un malo muy malo que se llama Gregori y en un bueno muy bueno que se llama Levi, porque ojo aquí a la idealización del macho. Los malos se llaman el Imperio y los buenos La Resistencia Anti-imperialista, abreviado como la RAI; así en croquis, para que no nos perdamos.

Buenos muy buenos → RAI

Malos muy malos → Imperio

Nos ha quedado claro, ¿no? El Imperio es malísimo porque quiere conquistar el mundo y hacer un nuevo orden mundial, vamos que el G-20 se les fue un poco de las manos y nada, minucias, por el medio hicieron una purga. La RAI quiere salvar a la Humanidad y volver a lo de antes, supongo, son los hippies. Cuando todo esto se lo cuentan a Drey se queda flipando, porque le dicen que su padre experimentó con ella para desarrollar inmunidad al gas y ya nada, pues la niña como se enamora de Levi aunque se hace la dura, se queda pa’siempre, pa’toda la vida con la RAI con unas reflexiones que puedo pasar dado el género pero que a mí se me escapa un poco la risa cuando las leía. No se puede contentar a todo el mundo, dicen.

Solo hay tres imperios que me tome en serio en esta vida: el romano, el yankee y el de Palpatine. Ahí lo dejo. Creo que sobra malgastar letras en la pereza que me da este cliché que encima está súper mal hecho. Porque si te vas a meter en camisa de once varas con tramas políticas e ideológicas, hazlo bien. Pero nah, documentación. Creo que es el principal origen de todos los problemas de esta novela. La falta de documentación para absolutamente todo. En fin. Sobra decir que la sociedad que se tiene montada la RAI no tiene ni pies ni cabeza. Que no pido yo aquí un análisis sociológico digno de tesis pero no está mal saberlo pa’ti, para que los pocos detalles que se den tenga sentido.

¿Viven en comunas? ¿Eso es un soviet? ¿Existe la democracia? ¿Cómo lo hacen, suben la manina para votar? ¿O simplemente hacen todo lo que manda Levi que es justo lo que ellos critican que hacen los otros? No me queda claro, ni se le espera. 

Antes de seguir con las tonterías supinas de esta trama, vamos a detenernos en los personajes. Porque tienen todos mucha tela que cortar. Desde la protagonista, hasta los secundarios. No salvo a ninguno. Quizás a una mujer con el sobrenombre de Pantera y me lo pensaría, pero al grano que aquí nos lo vamos a pasar bomba hablando de misoginia.

Audrey es la protagonista. Un personaje que me pone nerviosa, con una capacidad de persuasión mínima; es que es tonta. Durante le interrogatorio solo sabía decir “no sé nada”. Tío, di lo que te ha pasado, convénceles, deja de actuar como actuaría una infiltrada. Haz algo. Desesperante. Se nota a kilómetros que ha intentado huir de la Mary Sue y que ha acabado siendo una de las Mary Sues más Mary Sues que me he encontrado a pesar de todos los esfuerzos puestos en la autora. ¿Por qué? Porque parece (y digo parece porque no estoy en la mente de nadie) que no le ha quedado del todo claro lo que es una Mary Sue y que por mucho que te esfuerces, si no eliminas el continuo machismo que hay en toda la obra, de poco sirve que hagas que tu personaje sea una inútil o que le digan que es corriente.

Audrey debería ser una chica con un montón de problemas psicológicos. Ha visto morir a todo el mundo, se ha sentido sola; después de encontrar a seis personas más, se vuelve a quedar sola. Ha tenido que enfrentar sus muertes y vive normalizando ver cadáveres amontonados por las calles. Ha vivido sin tener a nadie con quien hablar literalmente y por último, cuando por fin encuentra seres humanos, la torturan. Si Audrey debe tener defectos es enfocados a todo esto, no a que sea torpe y débil, que también. Pero es imposible que sepa relacionarse como una persona normal y aquí empieza la falta de documentación.

No me cabe en la cabeza que a la hora de desarrollar este personaje no se tenga asesoramiento por parte de un psicólogo o un médico o alguien que tenga ciertas nociones en comportamiento humano. Porque todo el contexto de Audrey va a afectar a cómo se relaciona y eso afecta a la historia en sí, porque es la protagonista. Además, está narrado en primera persona subjetiva, con un montón de monólogos internos. Ya solo por eso, la protagonista es todo un despropósito.

En cierto punto, un personaje se mete en su mente, literal, tal y como os lo imagináis y la ayuda a focalizarse y eso tiene mucho sentido pero habría funcionado si se notara la diferencia entre el antes y el después además de porque cuando el otro personaje no la está guiando no sabe sostener una pistola. No es que el personaje de Audrey no tenga profundidad, es que por decirlo de alguna forma, está mal “excavada”, en una dirección que no viene a cuento porque es imposible que actúe como actúe en su contexto psicológico y emocional.

Ese es el primer pilar en el cojea pero también está la eterna contradicción de la protagonista. Me recordaba tanto a Crepúsculo o sucedáneos. Intentan ir de dignas pero al final, caen con todo el equipo al pozo del machismo. Todos los intentos que tiene cuando reclama su posición son débiles, predecibles y casi exigentes con el guion del Mary Sue. En cambio, cuando debería reaccionar porque acaba de ser víctima de un ataque machista como la copa de un pino, no hace nada. Reserva el genio y las reclamaciones para otras tonterías menos importantes. Por supuesto, la sororidad la tiene metida por el culo y perdonen mi expresión pero es que es lo que más me ha indignado de toda la obra, lo mal que tratan tanto autora como protagonista al resto de personajes femeninos.

Por mucho que Audrey diga que “ella no es una muñeca de porcelana” o que se enfade porque solo la tienen en estima por su inmunidad y no por su valía, queda fatal si luego se pone que la habitación “tenía juguetes masculinos”.

VAMOS A VER. 

En fin. Qué me están contando. Los juguetes NO TIENEN GÉNERO.

Hacer que tu personaje no sea Mary Sue no es poner una escena toda sentida en la que se ve reflejada con un rifle en la mano y se siente poderosa y capaz (aunque luego nunca es capaz de ponerlo en uso). Dejar de ser Mary Sue es no ser la damisela en apuros, ser inteligente, aceptar tus limitaciones y tus puntos fuertes y usar tus habilidades con cierto sentido. Pero es que Drey es otra de la que va a morir por gilipollez crónica degenerativa. Por el gas no sé, pero por estupidez fijo. Lo del CI de los personajes para más adelante.

Quiero hablaros de Exen. El premio al personaje más subnormal que me he encontrado en Wattpad hasta el momento. Os dejo con una frase suya célebre:

“A veces olvido que eres una mujer, y cuando haces que lo recuerde, no me dan ganas de hablar contigo -soltó haciendo un ademán de indiferencia”

Exen es misógino, maltratador, machista y por supuesto, Gary Stu. La autora intentó que fuera el típico tontaco gracioso que al principio te parece imbécil pero luego le terminas cogiendo cariño porque es bueno. Pues mira no. Yo a Exen lo tiraba por un acantilado, pero con un palo de 3 km para no acercarme demasiado a él. Y esto no es cosa del personaje, no es que el personaje sea machista y su función sea esa. Esto es que en el libro hay mucha misoginia y mucho machismo y se ve reflejado sobre todo en este personaje (aunque no en el único).

No podría enumeraros todas las cosas despreciables que hacen Exen porque me tiraría hasta mañana y me daría tendinitis en las muñecas pero voy a perfilaros un poco a esta joyita de la corona. A este ser al que llaman el supersoldado que yo prefiero llamar el supertontaco. 

Al principio se le presenta como un soldado bobo que siempre intenta escaquearse del entrenamiento y que siempre está entrometiéndose en todo, poniendo la oreja detrás de la puerta, en el sentido más estricto de la palabra. Es el mejor amigo de Audrey, porque se ve que gilipollas llama a gilipollas, será hormonal, yo qué sé. Al final, su padre, que es uno de los científicos que creó el gas que exterminó a casi toda la humanidad, le confiesa que experimentó con él para hacerle superhombre #Nietzscheapproves y a partir de ahí ya queda apelado como “el supersoldado”. Yo lo llamo el medicamento del Gary Stu.

El tipo le grita a su padre y le dice que cómo pudo hacerle eso y el padre le dice que lo hizo porque sabía que si salía mal, solo podía acarrear que tuviera una gripe o migrañas. Eso sí, cuando intentó hacerlo con otros, se murieron. Lo típico del portador del gen del Gary Stuismo. Unos armonizan antes de hablar, otros convierten la muerte en una migraña.

Entonces claro, como es tan prodigio dicen que se comportaba como un capullo por aburrimiento al resto, porque estaba por encima, porque no necesitaba entrenar porque su cuerpo inconscientemente también estaba preparado. Debe de ser que en esa inyección iban incluidos los esteroides y por eso es tan estúpido. O algo. Porque solo sabe insultar a las mujeres y alguien puede pensar: “en realidad insulta a todo el mundo”. Sí y no. También se mete con algún hombre pero lo hace de forma menos ofensiva y no aludiendo a su género. Vamos que no quiero meter una exposición de perspectiva de género en esta reseña pero fiaros de mí cuando os digo que el olor a machismo es nauseabundo.

Se supone que tiene una novia, a la que solo sabe insultar. Exen tiene el perfil de hombre infiel, maltratador, neurótico y violento. Maltrata incluso a Drey. No es solo dominante, sino que es invasivo y autoritario, sin preguntar y en ningún momento, ningún personaje le dice nada, porque no remarcan que su comportamiento sea anormal o reprobable, al contrario, lo venden como el salvador en el que todos confían. Por si fuera poco, se le mete ahí un pasado trágico con una hermana pequeña que le hace vulnerable, pero en un sentido condescendiente que explicaría mucho porque es así de estúpido con todas las mujeres.

Y Drey es su cómplice. Me resultó muy gracioso porque es algo híper contradictorio. Se intentó hacer un personaje fuerte, quizás hasta un poco feminista en ciertas cosas y al final, por desconocimiento, lo único que quedó es una mujer cómplice del machismo de Exen, entre otras muchas cosas y que para nada está en posición de reclamar su valía como personaje femenino porque no hace nada para ello, por mucho que sujete un rifle sin temblar o desafíe a Levi diciendo que va a hacer lo que quiere porque “no es una muñeca de porcelana”. 

Ser cómplice es que Exen coja y le diga a la mejor amiga de Drey que se calle, que no tiene nada que aportar y que es una gorda. ¿Drey le dijo algo, le pidió que se controlara, que se disculpara? ¿Le hizo ver que no puedes insultar a nadie usando su físico porque normaliza el canon de la mujer normativa sexualizada? (en palabras más sencillas que se nos pierde) ¡No! Se queda callada y luego va a consolarle por si está triste. Ni se queda a acompañar a su amiga del alma para decirle que a la mierda con la normatividad.

Y conste que esa amiga gorda, aka Nina, es la única mujer que en la historia sale más o menos bien parada. Porque aquí tenemos al resto de personajes femeninos. Madre mía, qué pena. La misoginia que hay en este libro, es que es tremenda. Chupito cada vez que una mujer trate bien a la protagonista, se lleve bien con la protagonista (y no se muera) o la autora en su narración no desprecie al personaje. Apto para abstemios. 

Por supuesto que es muy loable que los personajes femeninos no se lleven bien entre ellos. Faltaría más. Pero es imposible que con la primera aparición, la narradora ya te esté diciendo que el personaje es desagradable, porque no la conoce. Una de dos, o la protagonista es misógina o la autora tiene conductas misóginas y sabéis de sobra la respuesta o al menos es lo que parece, porque no han sido casos puntuales, ha sido en todo el maldito libro de principio a fin y de las formas más innecesarias posibles. 

Tenemos a la exnovia de Exen, que se suicida porque Exen no la quiere. Terrible. Oremos. Después, tenemos a Butterfly, a Pantera, a Didi y a Sora. Es que las cuatro me parecen reseñables y dignas de mencionar, porque no sabría deciros a quién de las cuatro se maltrata más en la obra. Voy a intentar ser breve pero no voy a pasar esto por alto, porque no me da la gana. Es machismo literario.

Butterfly es una de las oficiales de confianza de Levi. Pelirroja y guapa que por supuesto, coquetea con Levi y eso debe de poner muy mala a Drey porque solo sabe soltar mierda por la boca cada vez que habla de ella. Una tía que se supone que lleva todo el departamento de tecnología, que les prepara armas, cachivaches con nanotecnología, trajes para que salgan a la superficie… O sea que la tía está preparadísima y además debe de ser la más inteligente de todos (pasemos por alto que sea la mujer la que se encargue del departamento que no requiera exigencia física, va) y lo único que se presenta de ella es que es antipática, borde, cortante y todo, según las acotaciones de la protagonista, lo hace y dice “con desprecio”. En especial hacia ella. La odia de forma irracional, sin más. Porque sí y cuando se enfrenta a ella, los motivos que da son lógicos y la deberían escuchar. Solo sale para quedar como un personaje odioso de forma innecesaria. Es que no hay motivo, no influye en nada, es así porque sí. 

Y si fuera un caso aislado o se le diera cierto trasfondo del tipo a “mira, es así porque está harta de X o porque le pasó Y o vete tú a saber”, vale. Pero nunca se deja ver ni una rispia de ella si no es para hacer bulto en desprecios y el patrón se repite con cuantas mujeres aparecen en el ratio visual de Drey. Iba a decir que la que más delito tiene es Didi pero es mentira, las otras dos pobres no se quedan atrás. 

Os dejo con otra frase célebre de Exen en referencia a Didi, su novia:

“Bien, era inservible antes y es inservible ahora” (cuando se la encuentra vegetal)

“Didi no pensaba para dar un paso delante de otro”

A veces no la llaman ni por su nombre, le dicen “la rubia”, sin más. Aparece para gritar, como una histérica pensando que su novio la engaña con Drey y claro, Drey en ningún momento se siente a conversar con ella para explicarle que solo son amigos, que no tiene que temer, para intimar, para, no sé, ¿hacer amigos? Ya que nos hemos pasado por el forro todos sus problemas psicológicos, pues oye, hagámoslo bien, ¿no?

Es que es inaudita la misoginia aquí. Por supuesto, como no puede ser de otra forma, es una traidora infiltrada del Imperio porque es una perra mala malísima sin motivo alguno, celosa, chillona y además “poco inteligente”. Que tiene gracia que Exen y Drey hagan apreciaciones sobre inteligencia, la verdad. Pero bueno, es que es grotesco, caricaturesco. Como con Pantera, eso sí que es sórdido. 

Pantera es una mujer con la que también han experimentado al estilo Once pero más creepy y se puede meter en la mente de los demás para ver el pasado o el futuro, depende. También para manipularlos, whatever, no se explican sus limitaciones, es una puta diosa que se queda encerrada en una cabaña de metal y ya está. Pero se revuelca con Levi y eso a Drey no le sienta muy bien por mucho que lo niegue y claro, es una tipa  con uñas largas semejantes a garras,brazo huesudo y una vibra muy sexual que casi se presenta como algo que repudiar, como la típica femme fatale desequilibrada por la cara. 

Sobra decir que Pantera es la que consigue que Drey sea un poco menos inútil, así que ahí tendría que haber cierta relación quizás incómoda y violenta pero una subtrama interesante, al fin y al cabo. Porque Pantera es un personaje interesante. ¿Y qué tenemos además de incoherencias? Pues a una tía a la que solo se la deja de loca que parece que manipula a Levi porque está buena y fin del asunto. No es tan descarado como con Didi. Porque para tan o más descarado ya tenemos a Sora. La cuarta víctima.

Sora se supone que es miembro de un pequeño grupo de élite que se embarca en las misiones suicidas. Por supuesto es la que lleva el botiquín a cuestas, faltaría más ahí, otro rol de género bello y hermoso que no nos hemos ni planteado. Al menos también desactiva bombas. Pero en cualquier caso, llega un punto en el que Drey empieza a sospechar (cuando el lector lleva medio libro pensando en ello y esperando a que se den cuenta de una vez) en que quizás haya espías en el grupo. ¿Qué hace?

De su compañero hombre al que se le cae la baba por ella porque sí, sin más, no sospecha porque patata, nunca nos haría eso y seguro que se enfada si sabe que sospecho de él porque le sentaría mal que no confiara en él, pero de Sora si desconfío porque no sé, las mujeres debemos de ser traidoras por naturaleza, abrimos la puerta del Infierno. ¿Y nos equivocamos? Por supuesto que no. Es una mala malosa, como todas las mujeres de la novela que presenta una confesión ideológica más que bochornosa.

En fin. No os preocupéis que al final de la pelea de gatas, llega Exen montado en un león con armadura y se merienda a la perra mala. Todo es literal, lo del león con armadura inclusive. De ahí que diga que pasa de ser ciencia ficción a fantasía, porque llega un punto en el que todo empieza a ser un deus ex machina tras otro que yo ya no sé, o lo justificas con magia o poca solución hay.

Ahí se juntan las dos cosas. Lo terrible de los personajes, con las incongruencias narrativas que no tienen sentido por ningún lado y todo ello, supeditado al machismo y al insta-love que por una vez, no lo sufre la mujer, sino el hombre y bueno, eso no está mal. Pero Dios, la declaración de amor más surrealista. Parecía digna de un anime al estilo Akame ga kill! No sé, te está persiguiendo un león con cuerno de rinoceronte y armadura… Creo que no te quedaría aliento para soltar un monólogo romántico sobre lo enamorado que estás, querido, llámame loca.

En este libro todos los buenos son muy buenos y los malos son muy malos. El gris es un color que no se contempla, porque en cuanto un personaje bueno hace algo éticamente mal, se le pone una excusa a la velocidad del rayo (respecto a lo personajes malos… ellos no hacen nada bien. Nada he dicho). Exen ha perdido a una hermanita, Julian se redime ayudando a conseguir la cura del gas y todo lo hizo bajo presión y amenazas. A su hijo no lo usó de rata de laboratorio porque sabía que aunque a otros los mató, a su hijo solo le daría gripe y Levi… Oh directamente todos están ciegos, aunque haga algo mal, nadie va a decir nada, se van a limitar a aplaudirle y asentir como borregos, porque es EL comandante, guapo, sexy, líder, fabuloso. No puede hacer nada mal, es el futuro de la Humanidad, obvio.

Es el típico hombre que cuando quiere conseguir algo de Drey, se pone zalamero y tiernito, le empieza a curar las heridas pero si Drey dice algo que no le gusta, se enfurruña como un crío pequeño y se vuelve un borde de mierda, porque no acepta que él no decide por los demás. Privilegios de macho blanco y tal. Quizás tenga problemas en gestionar sus emociones. Que no se ha notado casi, apenas. Por supuesto, es el último en llegar a salvar a Drey cuando todo ha fallado.

En ningún momento hay tensión porque sabes que siempre va a llegar un hombre a salvar a la protagonista. Además en orden de jerarquía. Primero el pagafantas, después Exen y por último, aparecerá en un helicóptero Levi pegando tiros a diestro y siniestro para salvar a la damiselita, porque las divas no aparecen demasiado pronto, ni demasiado tarde. Aparece cuando les viene en gana y es el momento justo. Ea. 

Sí, aquí vienen más y más incongruencias. Incongruencias del tipo que el tercer acto no tiene sentido y por otro lado es un absurdo continuo. Aquí también entra el bajo CI de todos los personajes. Cuando se descubre que Didi es la infiltrada que causa una fuga de gas y mata a un montón de gente, la mejor amiga de Audrey se muere salvando la ciudad porque las gordas no tienen derecho a vivir, obvio (esto es una broma mía, eh, no os lo toméis en serio) y le dice: “fue Didi” BAIA qué inesperado. Pero lo de contrastar fuentes, Audrey lo lleva fatal. Se va con el cuentecito y ya está. Evidentemente no contrasta nada porque sabe que las mujeres son malas malosas y quién iba a ser sino, a ver. 

¿Alguien piensa que igual la acusación puede estar equivocada? No. Porque lo amerita la trama y ya está. Sabiendo que fue ella y es irrefutable, a nadie, repito, a nadie se le ocurre registrar su cabaña. Ni siquiera sus compañeras de cuarto que se supone que son tres y digo yo que son algo más que un cartón a tamaño real que haga bulto. Porque en la cama, Didi tenía guardadas cartas que le comunicaban lo que tenía que ir haciendo para sabotear a la RAI. Solo a Exen se le ocurre registrar sus pertenencias. Nada de altos cargos que han sacado adelante a una ciudad subterránea. Le borran la memoria a Didi para que Pantera no pueda rastrear nada pero no se toman la molestia de quemar las cartas después de leer. Por Dios, que es una regla básica.

De reglas básicas vamos un poco escasos. Por un lado están las tonterías incongruentes sin más y por otras, las que suceden mientras ameritan la trama. Levi manda al equipo de élite a rescatar a los cuatro científicos restantes que les faltan, los que crearon presionados el gas y entonces, a Audrey no se le ocurre otra cosa mejor, porque es súper inteligente que sabiendo que es una puta inútil que no lleva ni un mes entrenando, que es la única salvación para crear la inmunidad y que no se muera nadie más, colarse en el falcon y convertirse en un lastre que lo jode todo, porque no es Mary Sue y es capaz. Capaz de qué, de echar todo a perder por gilipollez crónica degenerativa. En vez de pensar en otras formas de ayudar, se pira sin más con la élite aun sabiendo que solo se va a convertir en un lastre #Pedroapproves

¿Para qué? Para nada porque tan pronto como la ven, todos dicen que dan la vuelta, que no se van a arriesgar a que les pase algo. Por supuesto amerita la trama que el falcon se averíe y que no les quede más remedio que seguir adelante con ella a las espaldas. Todavía le parece mal que Sora se enfade. Esa misma que es la traidora y que no tiene sentido ninguno, pero ¿algo tiene sentido aquí?

Van a buscar los científicos y vuelven sin ellos, Sora es incongruente. Parece que a la autora se le ocurrió que podía añadir que era una traidora hacia el final del libro y antes de eso todo lo que hace o dice es seguir escrupulosamente las reglas de Levi, de hecho, es el miembro más coherente del grupo y quiso dar la vuelta cuando se encontró a Audrey al momento. Si trabajara para el enemigo, no habría actuado así o al menos, se habría explicado en mitad de su monólogo hueco carente de sentido y ¿qué se le ocurre al temible Imperio? 

MATAR CONEJITOS. QUÉ LE PASA A ESTA AUTORA CON LOS CONEJITOS, DEJAD A LOS CONEJITOS EN PAZ, NO OS HAN HECHO NADA. En serio, fue muy gratuito, como en Perfecto mentiroso. Mirad os voy a dejar una foto de Darko para que os conciencies. #losconejitosnosetocan

IMG-0982

Se encuentran un conejito y de repente, lo matan y sale una pancarta diciendo que esperan que disfruten todo lo que tienen preparado para ellos, ¿no podían hacerlo con otra cosa que no fuera un conejito, en serio? Y ahí te imaginas a Gregori como Jigsaw, que teóricamente es un hombre súper inteligente al que le encantan los acertijos y los puzles. Ay, me da la risa. Esperad, vamos por orden.

A partir de ahí, nos vemos sumidos en una especie de laberinto con distintas pruebas aburridísimas donde empiezan a pasar los deus ex machina. O sea, cuando se supone que todo ritmo tiene que ir a más y a más, porque nos acercamos al clímax, solo nos encontramos pruebas aburridas que el equipo de élite debe pasar usando la cabeza. Pero que digo, muy inteligentes no son y bueno, la autora no ha estado muy fina con las pruebas porque no podían ser más simples y evidentes. Tío, en serio, qué vergüenza. Tú, media hora esperando con un cafetito hasta que a los personajes les dé la cabeza para pensar en la solución más simple y fácil sin trampas que hay. Y eso que contaban con magia, como que saliera un escorpión venenoso de un agujero o un león con un cuerno y armadura.

¿Y sabéis lo mejor de todo? Que tienen a una puta médium a su servicio llamada Pantera QUE NO USAN, porque pa’qué, ho, es mejor marear el asunto y de repente salir con que alguien sedó a los chavales para que se duerman y se vuelvan lelos, así Audrey parece lista a su lado, ahí ahí, nivelando privilegios, que no se diga. Total, que se duermen todos menos el pagafantas porque es el mejor momento para tener una escena tierna sin que los demás comenten porque se quedan dormidos durante los minutos que ameritan la trama. Porque los despiertan con alcohol que tenía Sora en el botiquín, pero más tarde si eso, primero el salseo, ¡dame mamoneo!

Que no sé cómo los de la RAI pueden seguir vivos y soñando que son aptos para que gobiernen en un futuro. Yo también me pasaría al Imperio, no jodáis. Son más inútiles que yo sin lentillas, es que no hay nadie inteligente ahí. Es una cosa increíble. Y la única que parecía más o menos inteligente, la matan así por la cara. Pero siempre nos quedará Audrey, a la que disparan en el brazo y puede seguir adelante, incluso corriendo. Amazing. Magic. 

Me he tomado la molestia de consultarle a alguien que sí sabe del tema biosanitario y me ha confirmado que en ese caso, no podría hacer lo que hace ni con una inyección de adrenalina que lo único que haría sería paliar el dolor para quizás escapar y que además, un torniquete mal hecho puede provocar que te amputen el brazo, así que no sé, Rick. La documentación… Pero bueno oye, si ya salen leones con armaduras, por qué no iba a desarrollar Audrey capacidades de sobrenaturales, si al lado de Exen el supersoldado queda parejo.

Ya para ir terminando, del villano ni me molesto en hablar, porque no merece la pena. Una caricatura lejana. Dicen que el héroe es mejor cuanto mejor para todos el suyo villano, beneficio personajístico. O sea, si Levi es un despropósito de personaje, haceros a una idea de lo que hay detrás del villano, si es que hay algo. 

En cuanto a la narración, qué os puedo decir. Me ha dado la impresión de que la autora no sabe lo que significa la palabra “despectivo” porque la usa indiscriminadamente incluso cuando no coincide con la acepción que le quiere dar. Igual con el verbo bramar. Y esto no es problema para la que escribe porque a fin de cuentas, bueno, ella presenta un borrador, pero quisiera yo saber dónde están editores y correctores que dejan que escribe que un personaje inquirió 928908098 veces y que bramen cuando no están gritando. 

U otras maravillas tales como “comenzó estando”. Por no hablaros de las faltas ortográficas que sí he encontrado y que puede que a la autora se le escape, como es lógico, pero bueno, es trabajo del corrector ofrecer un producto presentable. No es que se me vayan a derretir los ojos pero bueno, estamos pagando por algo, ¿no? Bajadle el precio por cada falta ortográfica y abuso del adverbio en -mente y hablamos, para que me entendáis. Que es lo mínimo, que el texto esté limpio.

En cuanto a estilo narrativo pues no es tan terrible como otros que me he encontrado por ahí pero lo que creo que es el mayor punto débil narrativo de la novela es que escribe como si fuera una escaleta, de lo que he hablado. Se pasa eternidades con reflexiones repetitivas para justificar el comportamiento de Drey, que por ahí bien, independientemente de que a mí no me guste, cada uno lo interpreta como quiera, pero luego en escenas de acción que necesitamos que sean descriptivas para hacernos a una idea de lo que pasa, todo sucede con una rapidez súper confusa. Tuve que leer las cosas varias veces para enterarme que no es lo más grave. Lo más grave es que uno no se adentra en la historia, lo ve desde fuera porque no hay forma de transportarse al mundo de la obra.

Digamos que Asfixia es el típico libro que uno se encuentra en Wattpad que gusta, porque los lectores se conforman con leer una escaleta digna de D&D pero ni de lejos es un buen libro, ni siquiera para ser juvenil. Demasiadas lagunas e incongruencias en la trama. Muy pocas relaciones personales y un tufo a misoginia exagerado que echa para atrás hasta el más valiente y de verdad os digo que quien no lo haya visto si lo ha leído tiene un enorme problema. 

Nos ofendemos cuando señalamos machismo en algún lado porque entendemos que es algo malo, pero no aceptamos que si lo hay es porque alguien lo genera y el primer paso para que deje de haberlo es aceptando que todos tenemos conductas de este tipo que dejamos plasmadas en nuestra vida y que se pueden rectificar. Aceptarlo es el primer paso. No me estoy inventando nada, es escandalosa la misoginia que hay además del machismo. Y de nuevo, como siempre digo, me parece increíble que desde la editorial no se hayan molestado en eliminarlo, porque tampoco iba a cambiar nada. La historia podría ser exactamente igual, darle un par de motivos de peso a las malas para ser malas por algo, quitar los roles de género, LOS JUGUETES MASCULINOS y remodelar un poco las frases de Exen, porque si no se hace, luego que nadie se queje de que se les acuse de machistas, se lo están buscando. 

Por cierto, ahora que me acuerdo, también me encontré una frase que me hizo arrugar la nariz. El racismo no solo atenta contra los “morenos”. Ahí lo dejo que no quiero extenderme más y meterme en jardines que no competen ahora mismo.

¿Vale el dinero que piden? Pues mirad, no. No lo vale. No sé cómo la editorial tiene la jetaza de pedir dinero por esto. Además lo más gracioso es que en la re-edición (creo que es una re-edición) le cambiaron la portada… ¿Qué tal si cambiais la misoginia y las faltas ortográficas?

Ahora bien: ¿le tenéis estima a la autora, os cae bien, queréis apoyarla para que siga publicando y aprendiendo? Todo guay, compradlo y apoyarla, soy la primera que os anima a ello. Como digo, esto no es un ataque a la chica que escribe, es una opinión sincera de lo que os vais a encontrar dentro de las páginas de Asfixia. Podéis tenerlo en vuestra estantería a modo de mecenazgo, por ejemplo. Por qué no.

La cuestión es que si lo compráis pensando que os va a entretener, pues ya sabéis. El listón para que esto entretenga hay que tenerlo muy bajo que no es malo, a veces queremos leer cosas sin complicaciones, empecemos a quitar las valoraciones peyorativas en los adjetivos, o todavía no tenéis el criterio formado por lo que sea y no sabéis diferenciar un buen libro de uno malo, que tampoco pasa nada, cada uno invierte su tiempo en lo que le da la gana. 

Ateneos a las consecuencias sabiendo que esta historia que os vais a leer si os decidís es lo que es, no le pidáis peras al olmo. Así que, no lo recomiendo para nada como una lectura de ocio pero sí recomiendo que ayudéis a vuestros escritores. Aunque sea solo como un apoyo moral. Todo tiene su contexto. Sobre todo porque ella ha tenido el detalle de negociar con Nova Casa para que se pudiera leer en Wattpad después de publicado.

3 comentarios en “El absurdo del fin del mundo: “Asfixia”

  1. No entiendo como algo publicado en editorial puede ser tan básico. Digo, yo tuve muchos de esos errores, pero nunca tuve un editor que me oriente. No entiendo cómo las personas leen tanto ese tipo de historias. ¿Qué de bueno tiene? ¿Que es distopía? ¿Hay romance? ¿Fantasmas musculosos? (esa nunca la voy a olvidar xD).

    Me gusta

  2. Puede que lo mas decepcionante de esta historia no sea unicamente por lo absurdo de su mundo, sus protagonistas y su trama poco original sino que encima tiene excelentes puntuaciones en internet sin merecerlo, como la mayoria de historias dirigidas a un publico juvenil:(

    Me gusta

  3. El libro me gustó hasta que decidió salir a buscar a levi. De ahí en adelante empezó a decaer el asunto. Para pasar el rato, el libro está bueno, pero el final… chuta! Pensé que sería de otra manera.

    (Podrías leer mis libros para ver que tan despellejada salgo)

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s