Murakami, el Tarantino de la literatura: «Escucha la canción del viento» y «Pinball 1973»

Voy a ser sincera: estoy harta de reseñar a Murakami.

Le amo. Pero no tengo fuerzas para escribir otra reseña más sobre sus libros por el momento.

Como sabía que esto iba a pasar, dejé el más fácil para el «final». Final porque reservo 1Q84 para dentro de unos cuantos meses. Aún no he encontrado sustituto y necesito reservarlo hasta que deje de estar huérfana literaria.

En cualquier caso, Escucha la canción del viento Pinball 1973 son las dos novelas cortas con las que comenzó su carrera como escritor. Su primera toma de contacto con la Literatura. Y tras leer esto y conocer el resto de sus obras, lo único que puedo deciros es que para mí, Murakami es el Tarantino de las palabras.

Sin formación alguna destacó por encima de la mayoría. Cuando hay talento, hay talento. Punto.

viento

Estas dos historias son muy personales para el escritor y es algo que se nota. Parece que son un ensayo previo, un entrenamiento para hacerse a la idea de qué significa ser escritor y cómo lo tiene que hacer. Creo que si no hubiera escrito esto, aparte de que no lo conoceríamos, habría sido incapaz de escribir La caza del carnero salvaje. O que al menos, no habría sido tan bueno, porque no tendría a los personajes tan afianzados.

Y sin La caza del carnero salvaje, tampoco habría Baila, baila, baila. Y sin esa historia, puede que no hubiera sentido la necesidad de escribir los siguientes, así que bueno. Es un buen detonante. Pero no para esperarse algo revelador a nivel ajeno, sino intrínseco para el autor. Es muy personal. Ni siquiera tiene una trama como tal. Es más bien las reflexiones que definen la personalidad del futuro protagonista de dos de sus obras más destacadas.

Quien lea esto es para entender la psicología y el mundo que rodea a Murakami. O empiezas con ello para estudiarlo y analizarlo o lo haces por curiosidad para cuando ya le conoces y quieres saber más sobre él. No creo que una persona que ha leído poco pueda entender estos dos libros.

Esta es la muestra de que sus relatos no son para todo el mundo. Cuando es breve es todavía más inaccesible que cuando escribe una novela de casi mil páginas. Hay que estar muy alerta para captar todo el trasfondo de estas dos obras. Sin embargo, sí me gustaría decir que se disfruta mucho si has leído sus continuaciones o las vas a leer porque es una visión completa de la evolución del protagonista y se capta con mayor facilidad el talento literario que posee Murakami.

Yo diría que este libro es solo para fans o para personas que quieran estudiarlo como fenómeno literario. Aunque bien es cierto, que aquí la figura de el Rata se luce muchísimo más que en cualquier otro.

Es como si estuviera sacando el diamante en bruto que más adelante pulirá con una narración donde el foco no está puesto en el personaje carismático, sino en el otro. Porque recordemos que a un protagonista le hacen virtuoso los secundarios. La caza del carnero salvaje no se entiende o no es tan impactante si no se ha leído estos dos previamente o después, porque si no se sabe el peso que posee el Rata en la historia y lo que significa, el final de la primera novela de verdad de Murakami casi carece de sentido. Se estropea el clímax.

Por eso mismo, es una novela que contextualiza pero que por sí sola no tiene nada. «Nada» en cuanto al concepto más superfluo de un libro. Todo si ahondamos a algo más metafísico y reflexivo.

3 comentarios en “Murakami, el Tarantino de la literatura: «Escucha la canción del viento» y «Pinball 1973»

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s