La esencia de Murakami comprimida en «After Dark»

Otro de los libros con los que se relaciona al momento el nombre de Haruki Murakami es After Dark. Suscita opiniones de toda índole: algunos lo aman, otros lo odian; muchos empiezan a conocer al autor con él y desde luego, si no llegas prevenido o no sabes por dónde van los tiros, puede que el final te deje bastante descolocado.

En cualquier caso, After Dark es una novela que engaña mucho: puede parecer corta y rápida de leer, pero se puede extender todo cuanto se quiere, porque se pueden leer las veces que se quiera. En cada relectura se descubrirá una cosa nueva; se analizará otro matiz. Porque de eso va la historia: de descubrir lo que sucede en las esquinas más oscuras de Tokio durante la noche.

dark

En este libro no hay protagonistas humanos, porque quienes cobran especial relevancia son la noche, las luces de neón y la ciudad. Después está Mari, que se encuentra con un tipo muy extraño, quien responde a uno de los prototipos de personaje de Murakami, aunque no el más socorrido.

Solo en Kafka en la orilla he visto otro como Takahashi y eso es de agradecer, porque se explora una faceta nueva del autor. Aunque no es de salirse de su zona de confort, sabe reinventarse para colárnosla y dejarnos leyendo un libro más sobre relaciones sociales y realismo mágico.

Creo que por primera vez, lo que más me ha gustado de uno de sus libros no es ningún concepto abstracto, sino algo muy concreto que se puede percibir desde la primera página: la voz narrativa que rompe la cuarta pared y describe todo como si fuera una película. Lo que a su vez encaja muy bien con la trama de la hermana de Mari, esa bella durmiente que termina atrapada en la televisión.

En After Dark hay mucho simbolismo sin pretensiones, además del realismo mágico de siempre que yo denomino como urbano. Cuando hablé de El fin del mundo y un despiadado país de las maravillas dije que me parecía el libro resumen de todos sus fantasmas y que a partir de ahí, empezó a desgranar y a sacar conceptos para ir escribiendo los otros.

Aquí volvemos a ver esa trama paralela, aunque no convergente de una forma tan obvia (si es que se puede categorizar con ese adjetivo a algo producido por Murakami) como en la otra obra, sí en simbolismo que da pie a crear muchas teorías que nos instan a volver a leerlo todo una y otra vez, con el final en mente para tratar de averiguar el rompecabezas. Aunque yo soy de las que cree que no hay ninguna solución. O que son todas a la vez.

Con este libro encontramos el equilibrio entre los dos estilos del autor. Es una historia llevadera, con mucha cotidianidad y una visibilización bastante agradable de las mujeres, por cierto (algo en lo que no me suelo detener mucho, no sé por qué, pero apuntado queda) pero a la vez, también posee mucha complejidad que da pie a esas idas de pinza y comeduras de cabeza que patrocina el propio autor.

Lo recomendaría para alguien que quiere empezar a leer su bibliografía pero no busca algo tan obvio como una historia de amor, por muy rocambolesca que sea. After Dark es como ver una versión comprimida de todo lo que es capaz de hacer, un mini resumen muy condensado de su estilo surrealista. En cualquier caso, me gustaría recordar que desarrollar una estructura de novela sin una trama clara es un logro digno de admiración más que algo merecedor de críticas.

 

3 comentarios en “La esencia de Murakami comprimida en «After Dark»

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s