The Defenders II: Daredevil, el punto débil de todos

Esta semana, me gustaría hablar de la primera serie que publicó Netflix en su momento como parte de su proyecto sobre los Defensores. Ya tiene bastante tiempo pero no hace tanto que se ha desbloqueado su segunda temporada y es tan buena que no me apetecía dejarla olvidada.

Hace unas cuantas semanas, tuve una entrevista de trabajo. Lo primero que me preguntaron antes de siquiera sentarme fue: “cuéntanos que series ves” y la primera respuesta que se me vino a la cabeza fue: “Daredevil”. Creo que eso fue uno de los motivos por los que me llamaron al día siguiente para que empezara a trabajar con ellos. Tuve la suerte de que uno de mis jefes sea fan incondicional de Marvel y sobre todo, de esta serie. Me interrogó sobre lo que me había gustado y por qué me parecía tan buena y no pudo dejar de asentir con cada frase que decía, mientras su compañero intentaba no reírse. Parece que le di en su fibra sensible en el primer golpe y es que Daredevil es el punto débil de todos los que la ven.
Como ya he explicado en su momento cuando hablé de Jessica Jones, crítica que envié con el CV y me permitió acceder a la entrevista personal, por cierto, Netflix ha comenzado a explotar el universo Marvel, creando crossovers entre distintas series que a pesar de que se puedan ver por separado, es bastante recomendable verlas todas y en cierto orden para enterarse.

En este caso, Daredevil fue la primera apuesta de Netflix, con dos temporadas emitidas. Quien quiera conocer la historia de los Defensores debería empezar por su primera temporada, para ir después a por la de Jessica Jones y volver a la segunda de Daredevil. A continuación, seguiría Luke Cage y después, Iron Fist. Por último, The Defenders, serie de ocho capítulos en los que los cuatro héroes callejeros se unen contra un enemigo común. Además, está pendiente de estreno The Punisher, antihéroe muy importante en Daredevil al que Netflix ha decidido otorgarle su propia serie.

DD

¿Lo peor de Daredevil?

 Igual que le sucedió a Jessica… ¿Cuándo descansa Matty? Han cometido el mismo error que en Jessica Jones. A medida que va avanzando la trama y las cosas se van poniendo interesantes, Matthew Murdorck no descansa y se deja bien claro que es humano y que cada vez que sale a la calle con la máscara puesta vuelve bastante fastidiado. Entiendo que hagan elipsis temporal pero si uno se para a analizar el raccord y a pensar en los tiempos de la serie, por mucho que lo den por hecho, no hay tiempo físico para que el protagonista descanse y eso me parece un fallo gordísimo. Resulta incluso incómodo.

Aparte de esa evidencia, no creo que el resto de pegas que se le puedan sacar a Daredevil sea relevantes, mucho menos en comparación con todas sus virtudes. Sin embargo, me gusta ser imparcial y objetiva, así que por mucho que me haya fascinado la serie, porque lo ha hecho, hay unas cuantas cosas que no me han gustado mucho.

Una de ellas es que se parece muchísimo a la serie de Gotham, de DC, durante la primera temporada. Ver el tema de las mafias y a Murdorck luchando contra ellos es como ver a Gordon intentando cazar a Maroni y Falcone. No es que me desagrade, pero teniendo en cuenta que Gotham es una de las series que más me gustan en la actualidad, a veces, me resultaba cargante. Sobredosis de tramas de mafiosos en ciudades yankees.

Por otro lado, el personaje de Elektra no me ha terminado de convencer. No creo que sea problema de la serie, porque de por sí, el personaje en el comic es bastante inaguantable pero creo que no la han exprimido lo suficiente. De hecho, más que el personaje en sí, lo que no me ha gustado más bien ha sido la actriz que la ha interpretado. No me ha transmitido absolutamente nada. Además, era un estereotipo demasiado evidente de personaje femenino con el que quieren demostrar que son feministas y me ha parecido bastante artificial. Solo Claire o Karen le dan mil vueltas a Elektra sin ser unas expertas de las artes marciales. No hablemos de Jessica Jones.

En cuanto a las tramas, no tengo queja alguna, de hecho, me parece una de la mejores cosas que tiene Daredevil, sin embargo, hacia el final de la segunda temporada me ha parecido que han metido la pata hasta el fondo cuando Karen va a visitar al militar que había testificado a favor de Frank Castle. No diré exactamente el motivo por no desvelar el misterio pero desde el primer momento en el que pone un pie en esa casa se ve venir lo que va a suceder. Predecible y además vergonzosa la actuación de Karen.  Da la impresión de que les importaba una mierda lo que pasara con tal de que Karen llegara allí para encontrarse con Castle. En cierto modo, aunque esté justificado, me sigue pareciendo un Deus ex machina bastante feo.

Por último, siguiendo con el personaje de Karen, me gustaría resaltar una cosa que a mí, como periodista que soy, me repatea de una forma increíble.

¿ALGUIEN ME EXPLICA COMO KAREN PUEDE ENTRAR A TRABAJAR EN EL PERIÓDICO MÁS IMPORTANTE DE NUEVA YORK SIN ESTUDIAR?
Enchufada por un muerto y la pena. Fascinante. No os podéis imaginar lo mucho que me ha repateado que se siga con el mito de “como sabes buscar en cuatro papeles y establecer relaciones te pongo en un despachito súper bonito y ya amueblado, con sofá y todo”. Por favor. Voy a vomitar.
Simplemente una persona que era secretaria NO puede ponerse a escribir un artículo en un periódico porque sí. No tiene ni la más remota idea de todas las reglas que hay que cumplir. El periodismo es un género y no se escribe igual que el resto. Hay que estudiar mucho. No. Simplemente no.
Les interesaba que Karen se metiera en la redacción y punto. Ha sido tan doloroso que me apetece abofetear a los guionistas una y otra vez hasta quedarme a gusto. Le cambian hasta la forma de vestir.
Cuando era secretaria, su vestuario consistía en blusas y faldas súper femeninas. Al comienzo de la segunda temporada aparece para tomar declaraciones vestida como una abuela y una bandolera. Por favor, que vomito otra vez.
“Vengo a pedirle declaraciones”. Claro, seguro que así es como trabajan los periodistas. Por Dios. Qué sufrimiento. Me ha costado verlo, no voy a mentir.

¿Lo mejor de Daredevil?

 A pesar de que he destilado odio hacia las personas que decidieron que Karen podía ser periodista porque les daba la gana, Daredevil es una obra maestra. Una de las mejores series que he visto nunca y la cantidad de cosas increíbles y admirables de la serie tapan todos los pequeños defectos que se le puedan encontrar.

Mathew Murdock es lo mejor de Daredevil. Sí, es una evidencia pero es importante decirlo, porque él en sí mismo hace que la serie sea de sobresaliente.
En primer lugar, el actor lo borda. De verdad parece ciego. Además, para el papel de Daredevil decidió hacer parkour. Estaba muy implicado y cuando eso pasa, los resultados obtenidos son de una calidad inimaginable.
El personaje en sí es bastante atractivo. Al incluir el tema religioso, cosa no tan frecuente en las historias de superhéroes, se consigue a alguien diferente, un soplo de aire fresco. Además, el símil que logran con el diablo y la paradoja que crean es en sí muy atractiva. Siguiendo con este tema, de hecho, el traje es increíble. Sobre todo, la máscara y la forma en la que lo consigue y poco a poco se va convirtiendo a tiempo completo en Daredevil está muy bien llevado.
Además de eso, siguiendo en línea con que los Defensores no son superhéroes como los Vengadores o los X-Men, Daredevil es una persona humana, con ciertas habilidades, sí, pero no es un dios invencible como se puede ver en el resto del universo Marvel con Iron Man, el Capitán América o Thor. Daredevil recibe más palizas de las que da y aunque al final consigue lo que se propone, no es sin esfuerzo. Daredevil sangra, necesita que le cosan, está dolorido y aun así, demostrando que es de carne y hueso, se pone la máscara y sale a la calle. Daredevil es determinación y esfuerzo, no intervenciones divinas ni suerte. En resumen, es imposible no amar a Mathew Murdock.

Los personajes secundarios también tienen mucha fuerza en esta serie. Tanto Foggy, como Karen, Ben Ulrich, Stick y sobre todo, Frank Castle, más tarde apodado The Punisher o como se le llama en español, El Castigador.
Todos arropan a Matt para que su universo se convierte en algo oscuro e interesante, alejado de los planos superhéroes que solo saben diferenciar el mal del bien y ya está. Daredevil está lleno de claroscuros y paradojas morales, muy al estilo Batman. Además, siguiendo en la línea de los Defensores, las mujeres tienen un papel muy importante y no solo como prototipos. Claire y Karen en especial son dos personajes que demuestran que las mujeres tienen mucho que hacer.
El papel de Claire es muy importante en todas las series, porque conoce a los cuatro personajes y funciona en cierto modo de pegamento que los une. A pesar de que se nota que la han creado para impulsar cierta reivindicación feminista, está bien hecho. No es algo sumamente artificial como en otros productos de Netflix. Aunque te das cuenta, no chirría cuando lo ves.
Una de las cosas que más me ha impresionado de Daredevil es que Karen aprieta el gatillo cuando tiene que apretarlo y la verdad es que al menos, yo, no me lo vi venir. Karen es un personaje más atípico. Sin cumplir con un estereotipo, nos demuestra que es una mujer fuerte e independiente, que sin poderes y desde el desconocimiento, puede jugar sus propias cartas y aportar su pequeño grano de arena en la lucha. Parece que se encuentra en un segundo plano, pero en realidad, Karen es tan necesaria como Matt en Daredevil.

The Punisher es sin duda uno de los grandes motivos por los que alguien debería ver Daredevil. Aparece en la segunda temporada porque durante la primera se prepara el escenario para que Frank Castle pueda hacer su maravillosa aparición. Podría dedicarle una sola entrada a este personaje y por fortuna, sé que en un futuro lo haré. Seré la primera en reproducir los capítulos de su serie en cuanto estén disponibles.
El único argumento para garantizar la calidad de The Punisher es decir que su actor es el mismo que el que hacía de Shane en The walking dead, personaje que odié con toda mi alma. Cuando vi que era él, perdí todas las esperanzas. Tres capítulos después, ese actor dejó de ser Shane para convertirse en el Castigador. Todas las escenas en las que sale consigue que acabes con la boca abierta, pensando “Dios, pero ¿qué acabo de ver?”.
El hospital, el juicio, la cárcel, la cafetería, el cobertizo, los tejados de Nueva York, su casa…Da igual donde esté. The Punisher siempre logrará que cada escena sea épica con su presencia.

Por último, en cuanto a personajes se trata, me gustaría hablar de Wilson Fisk, el villano por excelencia de Daredevil. El dueño de las calles de la ciudad, el mayor mafioso de Nueva York que no tiene ningún reparo en arrancarle la cabeza a alguien a golpes con la puerta de un coche antes de ir a cenar con la mujer de la que se ha enamorado.
Igual que Kilgrave consiguió llevar a Jessica al límite, Wilson Fisk lo hizo con Matthew, tanto en los almacenes abandonados, las azoteas y los callejones, como en la palestra. Durante toda la primera temporada, Wilson Fisk es tan aterrador que parece que puede ganar incluso a Daredevil, siendo un simple humano. Él no necesita controlar a la gente con la mente para exterminar a sus enemigos. De nuevo, el antagonista engrandece al héroe al presentarle situaciones que debe resolver de una forma determinada para demostrar que es o que no es.
He de decir que una de las cosas que más me ha impresionado en ambas temporadas es el juego psicológico tan sutil y a la vez, tan grandioso, que hacen con Wilson Fisk y la pared blanca. No quiero decir mucho más, para no desvelarlo en caso de que alguien no lo haya visto. El ingenio que les faltó con Karen la periodista, lo derrocharon todo con esta idea.

La realización es otro de sus grandes puntos fuertes. No me gustaría extenderme demasiado pero me ha dejado tan sorprendida que sería delito pasarlo por alto. Ha sido una de las mejores direcciones que he visto en Netflix y eso que, aunque diga que hay muchas series que me han dado cierto asco, nunca se puede criticar su producción o realización. Daredevil sobre sale de lo ya sobresaliente.

La fotografía es maravillosa, sobre todo en el primer capítulo. El momento en el que Matty explica que tiene un anuncio de neón frente a los cristales de su casa pero que a él le da igual porque es ciego y todo su piso está inundado por una luz amoratada rosácea es maravilloso. Podría poner miles de ejemplos, pero creo que solo con ese es suficiente. Además, hay que tener en cuenta que Daredevil se graba sobre todo de noche y creedme, grabar de noche, por mucho presupuesto que tengas, es muy difícil.
Aparte, debo remarcar tres escenas concretas en las que después de verlo dices: “¿pero qué hacen que no le han dado un premio a esto ya?”. La primera es un plano secuencia en un pasillo. Es increíble. Daredevil se adentra en la guarida de los rusos para rescatar a un niño secuestrado. El niño está encerrado al final de un pasillo y el héroe tendrá que atravesarlo, pasando por las distintas estancias que se reparten a lo largo, para llegar hasta él. No hay un solo cambio de plano. A medida que veía la escena de acción, indescriptible, iba abriendo más y más la boca. Aún no sé cómo se las han ingeniado para lograrlo pero haber hecho semejante escena en plano secuencia, además de acción y no precisamente corta, se merece reconocimiento infinitivo. Sobre todo porque no es una escena típica por ejemplo, de Batman. Bruce llega, empieza a lanzar bati-gadgets y sin despeinarse—porque lleva la máscara entre otras cosas—acaba con todos y fin del asunto. Daredevil suda. Le cuesta. Son muchos, está ciego, es humano, no tiene nada más que sus puños. Y en todo momento, a través del plano-secuencia, se puede ver lo mucho que le cuesta pero que de igual forma, lo consigue.

La segunda escena es en la segunda temporada. Si en la primera fue un plano secuencia casi imposible en un pasillo, para no faltar con la tradición, en la segunda es un plano secuencia en unas escaleras: Daredevil con todo un club de moteros. Debe de dejarlos a todos inconscientes si no quiere que Frank Castle los mate delante de sus narices. Aquí, el plano secuencia era directamente imposible, pero lo hicieron igual.
El tercero no es un plano secuencia, pero casi. Hay muy pocos cambios de plano, sí es cierto. Sin embargo, la carta ganadora es Frank, ya a punto de ser The Punisher, encerrado en un pabellón. Él solo, vestido con un mono blanco contra todos los presos, vestidos con un mono naranja. El último plano, con Frank tirado en el suelo, rodeado de muertos, el mono rojo en vez de blanco y su cara completamente manchada de sangre es uno de los planos más bonitos que he visto en mucho tiempo.

Por otro lado, la cabecera de la serie me ha dejado sorprendida. Me encanta. Tanto que nunca la saltaba, junto con 13 reasons why y Juego de Tronos. Además, como dato curioso, aparte de que se ha llevado unos cuantos premios, la ha realizado una empresa española. Es muy complicada y preciosa. Resume en unos segundos el espíritu de la serie entera, por no hablar de la música. Parece que en España no somos todos tan inútiles como aparentamos.

La estética de la segunda temporada es otra de las cosas que personalmente, me ha encantado. La cultura asiática me fascina y La Mano en cierto modo tiene sus orígenes en Asia, así que no ha estado de más ver a unos cuantos extras japoneses armados y trajeados, para qué voy a mentir.

Por último, pero no por ello menos importante, las tramas de Daredevil me parecen, salvando los dos detalles que ya he explicado antes, de lo mejorcito. Consiguen hilar diferentes mundos, diferentes vidas a la perfección. En cada momento aparece lo necesario, los personajes van y vienen justo a tiempo. Lo único que quizás eche de en falta pero que tampoco es para horrorizarse porque se entiende que no es importante hasta que Wilson no logre salir de la cárcel, es Vanessa, que desaparece “sin más” o mejor dicho, que no vuelve a aparecer, porque su partida la dejan bien clara.

Valoración conjunta

No exagero si digo que Daredevil es una de las mejores series que he visto en mi vida. La recomendaría justo en el momento en el que sientes que Netflix no deja de decepcionarte, cuando has perdido toda la fe. En ese mismo momento, series como Sense8, 3%, The OA o Daredevil te hacen recobrar la confianza y pensar: “bueno, le daré otra oportunidad”.

No creo que tenga mucho más que decir, porque con todo lo bueno que he escrito sobre ella, quien no esté convencido, no lo va a estar nunca.
Daredevil es la mejor opción para darle una oportunidad a Marvel. Olvidaos de las películas, esta serie es lo mejor que conseguirá tener Marvel en mucho tiempo, salvo que recuperen el talento que tenían a la hora de hacer The Punisher.

Daredevil_Season_2_Trio_Poster

5 comentarios en “The Defenders II: Daredevil, el punto débil de todos

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s