5 clásicos atemporales

Poco a poco, voy haciéndole al cine un hueco aquí y para seguir con ello, hoy traigo cinco recomendaciones algo más especiales.
A mucha gente le echa  para atrás una película si está en blanco y negro. Al segundo, le colocan el estigma de aburrida. En la mayoría de los casos si la película no es del siglo XXI o los noventa no se ve con los mismos ojos. Por eso, traigo cinco películas clásicas con las que cambiar de opinión acerca de esto y si no eres de los que lo piensa, cinco recomendaciones a secas.

Admito que yo nunca he tenido prejuicios con esas cosas. Creo que durante dos años de mi vida no vi una sola película a color. Bromeaba siempre, diciendo que me entraría un ataque epiléptico cuando me pusieran alguna reciente. No he visto todas las que me gustaría y de hecho, suelo pecar de coolta dándole preferencia a todas las películas antiguas e ignorando los estrenos. Ya he comentado que suelo pasar de ir al cine a menos que tenga ganas de ir a ver alguna película en particular como las de Tarantino o Star Wars.

Después de ver Nacimiento de una nación de Griffith y Avaricia de Erich von Stroheim del tirón o te mueres en el intento o te vuelves más fuerte y puedes con todo lo que te echen. En mi caso creo que ha sido lo segundo. Disfruto bastante las clásicas pero admito que algunas más que otras y por eso, quiero compartir cinco de las películas clásicas con las que más he disfrutado. Tanto, que me gustaron más que muchas actuales.

Si no te gusta este tipo de cine, espero que puedas darle una oportunidad con alguna de estas y si te gusta pero no conocías alguna de las siguientes, échales un ojo, no te arrepentirás.

1-Niágara (Henry Hathaway, 1953)

Niagara

 No sufráis con esta primera recomendación: ni es muda, ni está en blanco y negro. De hecho, es bastante reciente para lo que uno entiende por “clásico” pero no podía dejarla fuera.

Niagara está ambientada, como bien su nombre dice en Canadá, en las Cataratas del Niágara. Una pareja de recién casados llegan a un paraje para disfrutar de su luna de miel. El problema es que se encuentran con una mujer misteriosa, interpretada por Marilyn Monroe, con una vida matrimonial llena de altibajos.

Niagara MM

La descubrí al leer un ensayo sobre la figura de la femme fatale en el cine. No la incluían como uno de los principales exponentes, porque eso ya se lo dejan a Gilda pero no sé por qué, me llamó la atención e hice bien en decidir verla. Es muy diferente a lo que uno está acostumbrado en ese tipo de género.

Marilyn no es la protagonista pero es la femme fatale, con todo el simbolismo que eso conlleva. La sirena que se siente como en casa cerca de las cataratas. La historia te sorprende. Tiene unos puntos de giro que al menos yo no me esperaba para nada.

Acostumbrada a las tramas lineales tipo Tener y no tener, Casablanca o Gilda, esta película supuso un soplo de aire fresco. También es cierto que es de los años cincuenta y sus creadores han tenido mucho cine del que influenciarse, sobre todo de los años cuarenta. Es como una versión más perfeccionada.

niagara marilyn

Además, se muestra la ciudad de Niagara the falls tal y cómo era en esos años, totalmente cambiada. Yo he tenido la suerte de estar allí hace unos años y cuando vi la película, reconocí unos cuantos lugares. Me parecía increíble lo mucho que había evolucionado, a pesar de que el espectáculo de luces de las cataratas continuara intacto.

Es entretenida y se disfruta pero lo mejor de todo es que aun siendo así, consiguen imprimir todo el carácter y el simbolismo del cine, sin crear fórmulas vacías y sencillas como ahora.

2-El crepúsculo de los dioses (Billy Wilder, 1950)

el crepusculo de los dioses

 Conocía la existencia de esta película desde hacía mucho tiempo. Ya en primero de carrera, nuestra profesora de Teorías de la Comunicación y Teoría de la Información nos remarcó que era importante que la viéramos. Después fue nuestra profesora de Lenguaje Audiovisual y más tarde, la de Narración audiovisual.
No les había hecho mucho caso porque no me llamaba demasiado la atención y cuando me decidí a hacer algo con mi vida y no ser una persona ignorante, me armé de valor para echar la tarde con esta película. Solo pasaron dos minutos para darme cuenta de lo equivocada que estuve y la cantidad de prejuicios que existen alrededor de los clásicos del cine.

Billy Wilder, para quien no lo sepa, fue uno de los maestros de la época. No había película mala que firmara. Creo que El crepúsculo de los dioses es una de sus mejores obras y no quiero exagerar pero me parece una película sobresaliente, más para la época en la que se rodó. Los años cincuenta, son, desde luego, tiempos buenos para el séptimo arte: ya se había hecho un hueco en el mundo pero todavía no lo habían explotado lo suficiente como para tomarlo de nuevo como una atracción cuyo único sentido es el mover dinero.

Joe Gillis, encarnado por el actor William Holden, es un guionista fracasado, lleno de deudas y problemas en su trabajo. Necesita conseguir dinero o tendrá que volver a su casa, lejos de Los Ángeles. En un intento de librarse de los agentes de la ley que le persiguen para quitarle su coche, se refugia en una casa que cree abandonada debido a su estado en ruinas. No tarda mucho en descubrir que allí todavía habita Norma Desmond, interpretada por una maravillosa Gloria Swanson y su mayordomo Max, quien para mi sorpresa era Erich von Stroheim. Con la llegada del cine sonoro, Norma no pudo adaptarse y su carrera cayó en picado, aunque ella sigue creyendo que es culpa del mundo que no deja de avanzar. Le propone a William que le ayude a escribir una historia que ella misma protagonizará para volver a las pantallas y termina enamorándose de él. El problema llega cuando William no le corresponde pero ella tiene el dinero que él tanto necesita y este conoce a Nancy Olson, otra guionista en nómina, prometida con su mejor amigo.

el crepusculo de los dioses norma

Lo revolucionario de esta película que le atribuyen a American Beauty como uno de los principales rasgos del cine posmodernista pero que desde luego no es así del todo, es que el film comienza con la voz over de William a medida que un coche avanza por la carretera. Nos anuncia que está muerto y en efecto, al final del camino, nos encontramos el cadáver de William flotando en una piscina.
La duda ya está sembrada ¿Cómo ha llegado hasta allí? La película es una reconstrucción de los hechos. Nos mantiene en vilo para saber qué llevó a William hasta allí. Por si fuera poco, todo está aderezado de una profunda reflexión acerca del paso del tiempo, aplicado al mundo del cine, hablando de metaficción continuamente, del duro trabajo de los guionistas de la época para introducir historias más transgresoras y de relaciones humanas retorcidas y complicadas sin caer en el melodrama, puesto que su función es hacer avanzar la trama para llegar a la piscina.

Para quienes estén un poco más interesados en cine que la media es una película obligada y para quienes solo estén buscando qué ver es bastante entretenida, en especial porque muestra cómo era la vida de Hollywood durante esos años, enseñando los entramados de los estudios.

el crepusculo norma

Norma Desmond no deja indiferente a nadie.

3-Metrópolis (Fritz Lang, 1927)

 metropolis

Esta sí que es clásica de verdad. De hecho, es una de las películas precursoras que deben tener siempre en cuenta a la hora de contar los inicios del cine. Sí: está en blanco y negro y es muda. No, no soy de las que disfrutan todas esas películas porque sí. Soy la primera en decir que casi me muero de agonía viendo Avaricia. Metrópolis rompió todos mis esquemas.

Fritz Lang fue uno de los primeros cineastas, dedicado sobre todo al Expresionismo alemán. Para entender la película hay que saber que durante la década de los años 20, estéticamente triunfaban las vanguardias. Una de ellas era el Futurismo. Se ensalzaba a la máquina y el automóvil, un dato relevante que influye mucho en esta película, de marcado corte vanguardista.
Por otro lado, el guion fue escrito por su mujer. Los dos viajaron a Nueva York antes de hacer esta película y ambos se inspiraron en la “metrópolis” de Estados Unidos, un mundo completamente diferente para ellos. Eran europeos y Alemania estaba devastada tras la Primera Mundial, así que observar los enormes rascacielos que empezaban a erigirse al otro lado de Atlántico y la cantidad ingente de coches que comenzaba a haber les cortó la respiración. Metrópolis es una obra de arte por un enorme compendio de circunstancias.

metrop

Metrópolis está divida en dos lugares: la ciudad, donde viven aquellos que tienen poder político y económico, los empresarios y gente de bien, que disfrutan de todos los lujos posibles y el subsuelo, donde están los trabajadores, con turnos inagotables y sin casi dinero. Ambos mundos no se pueden juntar, así que unos ignoran a los otros al completo.
Por equivocación, María, una mujer encargada de cuidar a los niños de los trabajadores entra en uno de los jardines de uso exclusivo de los ricos. Se marcha en cuanto puede, pidiendo disculpas pero el hijo del mandamás de Metrópolis se enamora de ella y baja a buscarla. Allí descubre todos los horrores que viven los trabajadores, teniendo que vivir como uno de ellos mientras busca a María.
Encuentra a la mujer hablando en unas cavernas sobre el amor y la igualdad. También es predicadora y esparce las ideas de la unidad y la cooperación en su tiempo libre.
Por otro lado, ese mandamás se ve a escondidas con el científico de la ciudad, quien trata de traer de nuevo a la vida a su mujer usando un robot, que termina por adoptar la imagen de María. Sin embargo, este robot está defectuoso e intenta crear una revolución en el subsuelo de Metrópolis.

Me extiendo tanto en el argumento porque al ser muda, puede que algunas cosas sean confusas de entender. En general, al ser Expresionista, se entiende bastante, debido a que gesticulan mucho y se toman su tiempo en mostrar las expresiones, pero creo que no está de más.

La historia en sí es bastante entretenida. De aquella era más que original y el juego de las dos María te impulsa a seguir viendo la película para llegar al desenlace. Claro que no es lo único que se debe admirar.
Podría dedicarle una entrada entera a Metrópolis. Tienen tantas cosas que descubrir que me quedaría corta con todo lo que escribiera, por eso, intentaré resumirlo en lo más interesante.

Metropolis maria

Creo que una buena manera de vender la película es decir que Tim Burton usó Eduardo Manostijeras para homenajear a Metrópolis. Es una versión moderna de hecha, con algunos cambios para crear la historia que tenía en mente pero los símbolos se mantienen.
Además, toca un montón de temas polémicos, como la religión, la revolución social y la capacidad del ser humano de jugar con la vida y la muerte gracias al avance de la ciencia entre otras cosas. El principal punto de interés no es en sí reflexionar sobre ello, sino más bien conocer qué pensaba la gente alemana vanguardista tras la Primera Guerra Mundial y con una República débil sobre ello, conocer un poco más nuestra historia.
Si aún no he convencido a nadie, solo puedo decir que confiéis en mí cuando digo que es una película de la que solo se dicen maravillas de ella. Muchos de mis compañeros, menos interesados en el cine y más en el periodismo admitieron que les había gustado, así que eso solo puede ser una buena señal.

4-Rebeca (Alfred Hitchcock,1940)

rebecca

 Clasicazo precioso. Rebeca es la primera película del aclamadísimo director Alfred Hitchcock en Estados Unidos—él era inglés—Está basada en la novela homónima y fue todo un triunfo. No me he leído el libro, aunque tengo ganas de hacerlo, así que no puedo decir si le hace justicia o no pero lo que es la película en sí, es hermosa con todas las letras.

Podría haber puesto muchísimas de Hitchcock entretenidas y clásicas: 39 escalones, Encadenados, Psicosis, Vértigo, Con la muerte en los talones e incluso La ventana indiscreta pero de todas, la que para mí, más encanto personal tiene es Rebeca. He conocido a gente que renegaba total y complemente de esta clase de cine y la ha visto y la ha guardado como una de sus favoritas.

Rebeca cuenta la historia de una chica que evita que un hombre se suicide. Al poco tiempo, se casa con él y la lleva a su nueva mansión, para que disfrute de su nueva vida como señora de Winter. El problema es que el señor de Winter es viudo y nadie en la casa es capaz de superar la pérdida de su primera mujer, Rebeca; en especial la ama de llaves, quien le hará la vida imposible a la chica.
La señora de Winter tendrá que ingeniárselas para vencer su miedo y lograr que su marido supere el pasado y se quede con ella en el presente.

rebeca

La fotografía es uno de sus puntos fuertes, sobre todo en las transiciones de luces y sombras. Está cargada de simbolismo. La iluminación es prototipo hollywoodiense y Judith Anderson se llevó el Oscar de actriz de reparto por su papel como la Señora Danvers, la ama de casa.

Es una película hitchcockiana al 100% con un gran presupuesto, debido a que es la primera de sus creaciones más comerciales. Tiene todo lo que hace de Hitchcock un director singular y además, la historia es bastante fácil de digerir. Es el equilibrio perfecto. No la mejor que tiene pero sí apta para disfrutar del cine clásico.

5-Con faldas y a lo loco (Billy Wilder, 1959)

con faldas

 Me atrevo a decir que esta es la película clásica con la que más he disfrutado por el momento y sobre todo, la película con la que más me he reído nunca.
No me suele gustar la comedia, de hecho no me hace gracia ninguna película. Me hastía bastante reírme con el cine. Con faldas y a lo loco es la excepción que confirma la regla.
De nuevo, Billy Wilder se cuela en la lista. Solo cinco películas y es capaz de ser el autor de dos.

Con faldas y a lo loco cuenta la aventura de dos músicos perseguidos por unos gánsteres y enamorados de la misma chica, Marilyn Monroe, quien en este caso, se llama Sugar. Todo resultaría más corriente si no fuera porque se enamoran de ella en un tren disfrazados de mujer, huyendo y buscando trabajo en una formación que solo las admite a ellas. Toda su vida depende de que nadie se dé cuenta de que en realidad son hombres.
Comprenderán lo que supone ser mujer en los años cincuenta de Estados Unidos, tendrá que cuidarse de que no los encuentren y de conseguir el amor de Sugar.

La forma en la que consiguen situaciones desternillantes sin incurrir en el Deus ex machina que tanto odio es maravillosa. No tengo mucho más que decir de la película porque solo hay que verla para descubrir lo corta que se hace y lo mucho que has disfrutado.

con faldas y a lo loco

Yo misma era bastante escéptica porque no me gusta nada Marilyn Monroe. No la vi hasta que no me obligué a mí misma a empezar a curtirme más culturalmente y de nuevo, igual que El crepúsculo de los dioses, me cerró bien la boca. Debe de ser cosa de Billy Wilder, quien no necesita más que desarrollar una premisa aparentemente sencilla, que capture a todo el mundo para extenderse a sus anchas y dejar en evidencia lo buenísimo que es.

Aquí están mis clásicos más recomendados incluso para los que reniegan de las películas en blanco y negro. Como siempre digo, cualquier aportación es más que bienvenida. Hablar de cine es una de las cosas que más me gustan en la vida.

2 comentarios en “5 clásicos atemporales

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s