El descaro de “13 reasons why”

Empiezo la publicación haciendo una confesión: sí. Me di de alta en Netflix solo para ver 13 reasons why. No. No me arrepiento de haberlo visto. Sí. Es la peor serie que he visto en mi vida. Sería incapaz de escribir en una sola entrada la cantidad de cosas que me iban indignando capítulo a capítulo, que me provocaban rabia personal y que me daban ganas de tirar el portátil y darme de baja en Netflix. Mi primera serie y me encontraba esta bazofia. Menos mal que ha sabido arreglarlo un poco con otras como Sense8, 3% o Jessica Jones.

He tardado en escribir esto porque aún me duele haberme tragado semejante despropósito y quería dejar algo de distancia para ser objetiva. Me había llamado la atención la premisa, porque es buena y en general, porque suelo disfrutar de las americanadas de adolescentes por las noches cuando no quiero pensar. Por desgracia, ni eso ha logrado.

Aunque sea algo innecesario de explicar a estas alturas, por si acaso llega alguien a leer esto sin conocer la serie, 13 reasons why narra la historia del suicidio de Hannah Baker. Lo dejo aquí para no destrozarlo y que deje de resultar interesante, porque si siguiera contando, perdería toda la pregnancia y se desvelaría demasiado pronto el bodrio que es en realidad.

¿Lo peor de 13 reasons why?

 Todo se va a resumir en una sola palabra: EL DESCARO.

A medida que veía capítulos y capítulos me repetía: “¿¡Pero no les da vergüenza hacer esta mierda!?”. Tratan al espectador como si fuera estúpido e ignorante, como si pudieran colársela con cuatro cosas bien presentadas, revistiendo la basura con purpurina y colonia para tapar el mal olor.

En primer lugar, quiero que observéis estas dos fotografías para descubrir el descaro del plagio, que no el homenaje ni el pastiche, no; la burda y mala copia. Me resulta ofensivo que mancillen de semejante manera Donnie Darko, una de las mejores películas que ha dado a luz el cine.

donnie darko13

¿Son tan soberbios que creen que se dirigen a un público tan simple e inculto que no se iban a dar cuenta que todo el ambiente lo han sacado de ahí? Incluyendo la banda sonora que no han sabido colocar en peor lugar, a lo que ya me referiré más adelante.
Te influencias y homenajeas un film cuando lo citas, cuando simulas una misma escena, haces alguna referencia ya sea en el diálogo como en el encuadre.
Quentin Tarantino es el maestro del pastiche, Brian de Palma evoca al Acorazado Potemkin con una facilidad fascinante, Spielberg en E.T. cita a El hombre tranquilo de John Ford usando la inocencia. Esta gente lo único que hace es manchar el nombre de Donnie Darko y creer que su serie será capaz de alcanzar los mismos niveles de calidad ¿Arrogancia? Lo único que sé es que se han lucido—sarcasmo—y han insultado, infravalorando el bagaje culturar de su target.

No perdáis de vista el descaro, que seguimos con él.

Perdí la cuenta de la cantidad de veces que solo en el primer capítulo se dice alguna frase insulsa cuyo único objetivo es vomitar alguna referencia de la cultura pop para demostrar que son modernos. Lo siento, señores, pero no me emociono por ver como la protagonista suelta un chiste malo sobre Leia Skywalker y Han Solo. Más que emocionar, me da vergüenza ajena. La cosa no sería tan remarcable de no ser por la complicada explicación que voy a intentar dar a continuación:

Estamos en la diégesis. La protagonista acude a una fiesta. Es la nueva del barrio y su súper best friend es la más popular, así que le presenta a todo el instituto mientras se ríen y sacan fotografías. Necesitan demostrar que nuestra niñita suicida es diferente a los demás y deciden que suelte algo que muestre que es fan de Star Wars ¿Porque que te guste Star Wars te hace diferente a los demás?
No solo eso, sino que además, la guinda del pastel es que su querida amiga se ríe de ella cariñosamente, como diciendo: “no tienes arreglo, eres friki, pero te acepto” y así es como Hannah Baker comienza a ganarse la simpatía del espectador. Gracias, señores ejecutivos de Netflix por no promover para nada el rechazo, creando estereotipos sociales. No os desmelenéis mucho con las referencias, no vaya a ser que de verdad soltéis algo demasiado friki como para que la persona que os esté viendo no lo entienda y rechace a Hannah.
Toda la serie está plagada de cosas así que me enfermaban cada vez que aparecían. En parte porque personalmente, me revienta mucho que se extienda la imagen de una persona diferente y atractiva con cosas por las que a mí en su día me despreciaban, pero sobre todo, porque implicaba subrayar de forma descarada la doble moral de los americanos.
Jessica Jones es diferente y solo necesitamos ver de pasada un póster en su antigua casa de los Red hot chilli peppers para confirmar lo que ya sabíamos solo por su conducta ¿Entendéis a lo que me refiero?

Por otro lado, apelo de nuevo al descaro por lo sumamente forzado que es todo y en este punto, no tendría horas suficientes la noche como para poder enumerar cada cosa.
Es insultante conocer el motivo por el que Hannah Baker se suicida. Intentan ser serios y lo único que logran es un personaje paranoico y artificial, desequilibrado mental cuyas acciones no tienen ni una pizca de lógica. ¿De verdad alguien se cree que una persona se suicida porque alguien le ha tocado el culo? Y llegados a este punto, me gustaría hablar de dos cosas:
En primer lugar y lo que más me repatea es que se nota a kilómetros que es una serie para niños blancos americanos acomodados, consumistas y burgueses que jamás han tenido una sola preocupación y empatizan con una estúpida.
13 reasons why la han creado personas que viven en una nube de algodón mullido y suave, que creen que lo más grave por lo que puede pasar una niña de instituto es que se sienta agobiada porque los populares de su clase no la acepten. Además, el descaro es tan intenso que en un intento de encrudecer la serie juguetean con el tema de las agresiones sexuales y la cosificación de la mujer. Y lo hacen mal.
Una mujer normal, sin ser víctima de ningún tipo de bullying, debe afrontar sucesos mucho más desagradables que las palabras de una persona como Bryce y lo que hacemos es luchar, denunciar, hablar; no llorar y grabar una cinta. Hannah Baker es una mujer del año 2017, no del siglo XIX y no es nada congruente que esa sea una de las excusas que desencadenen su suicidio. Aristóteles está llorando en su tumba.

Siguiendo esta línea y en segundo lugar, quiero más bien aclarar que sí: aportan una razón de peso para el suicidio, la violación. Es cierto. Violación que es un Deus ex machina como una catedral de grande y que duele mucho.
¿Por qué va Hannah Baker a esa fiesta? ¿Por qué se queda con Bryce en el jacuzzi después de que ha contado el asco que le dio que la tocara? ¿Su única excusa es que “quería ir a una fiesta”? ¿Alguien se cree eso? 13 reasons why está escrita para los dramaqueen que creen que los padres te regalan un Jeep nuevo porque estás triste y que las relaciones de amistad surgen en dos días.

La música es otra de las cosas que más me ha repateado. Sobre todo en el momento en el que decidieron usar Killing moon de Echo & the bunnymen para intentar parecer misteriosos y maduros, cuando lo único que han logrado es volver a dar vergüenza ajena.
Esa canción es oscura, deprimente, contiene un aura especial, está destinada para momentos singulares, irrepetibles, extraños. Por algo es la banda sonora de Donnie Darko. No puedes colocar esa canción para parecer genuino si estás haciendo un producto comercial. Estropeas todo.
La misma canción aparece en Misfits y ahí SÍ me emocioné ¿Por qué? Porque procede. Porque Simon tiene el aire de la película. Es una evidencia de que no se necesita añadir conejos malrolleros ni alucinaciones espacio-temporales para acoplar The killing moon, solo un poquito de sensibilidad verdadera y no fingida, como todo en 13 reasons why.
El resto de la banda sonora es solo una muestra más de que es una serie abanderada de la despreciable cultura de masas. Tardaría demasiado en desarrollar este concepto, así que me limito a esto.

Otro detalle desastroso por el que Aristóteles sigue revolviéndose en su tumba es que se presentara a su mejor amiga en el primer capítulo y que al principio se siguiera con esa trama, mostrándolas hablando por Skype o hablando de ella con Justin y que de repente, cuando pasan cosas más interesantes… ¡Puf! Desaparece, hasta el final, cuando sale declarando ¿Espera, qué? ¿No era mejores amigas y ella no era la diosa? ¿Por qué no le contó nada y ella no solucionó las cosas hablando con la gente? ¿Otra amiga más que sigue ignorando junto a Clay y Tony? Señores: HANNAH BAKER TENÍA GANAS DE SUICIDARSE POR LA INEPTITUD DE SUS GUIONISTAS.

Para terminar, me gustaría añadir algo personal. Remarco el personal para aclarar mis próximas palabras: una mierda eso es bullying.

Quien se escandalice y se sienta mal por 13 reasons why ha tenido una vida preciosa y me alegro por él/ella, le felicito y le instaría a que supiera apreciar su suerte, porque si se sugestiona por lo que pasa Hannah Baker no tiene ni idea de lo cruel que puede ser el mundo. Quizás en un futuro hablaré sobre este tema.

¿Lo mejor de 13 reasons why?

Poca cosa, pero como en todo, lo hay. Sí es cierto que no me parece nada meritorio pero creo oportuno nombrarlo para ser justa con la serie.

La producción y la dirección es impecable. Nada que no me esperara ya de Netflix. Los detalles y la estética son preciosos. Una muestra de lo que se puede conseguir con toneladas de dinero. Su cabecera me gusta tanto que ni siquiera me la saltaba.

Usan bien el misterio. Es su única baza, el salvavidas del que siempre tiran con los monólogos de Hannah para que decidas seguir viéndolo.

El reparto es maravilloso. No hay nadie que actúe mal. Nadie.

El final es bueno. De hecho, me ha encantado. Siempre he tenido cierta afinidad hacia los segundones que nunca consiguen el protagonismo que a mí me gustaría. Con 13 reasons why no ha sido menos. Tony y Sky se ganaron mi corazón y el final es entero para ellos. Que le den a Hannah Baker.

Por último y no menos importante, siempre es de agrado ver de vez en cuando a un asiático guapo como Zack—es broma—.

Valoración conjunta

No la recomiendo a menos que quieras criticar o discernir por ti mismo si es tan buena/mala como dicen. Es una serie panfleto que solo merece ser proyectada en la clase de Ciudadanía (¿sigue existiendo esa asignatura?)

Es más artificial que los bollos industriales y lo más criminal es que no se han molestado en taparlo. Más bien se han esforzado en dedicarse a conseguir el mayor sabor a químico posible: unos padres homosexuales con una hija lesbiana adoptada por aquí, un afroamericano con enormes cualidades intelectuales pero curiosamente, dudosa moral, por allí, un modernillo guitarrista con el pelo oxigenado y septum por el otro lado…Sin comentarios al respecto.

Sus torpes intentos de hablar sobre el feminismo son tan penosos que vale más no recordarlos. Me recuerdan a los carteles rancios del PP que hacen por compromiso. Apesta todo a moral liberal capitalista, lo que es, en resumidas cuentas.

13 reasons why ha colocado a Hannah Baker al mismo nivel que ellos creían que estaban sus espectadores: el de la mediocridad. Por lo que veo, tristemente, parece que tienen razón después de no encontrar ni una sola mala crítica.

No me negaréis que no he sido valiente siendo la primera en renegar de la pobrecilla víctima suicida.

5 comentarios en “El descaro de “13 reasons why”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s